Sacerdote afirma que no puede limitar a quienes buscan fortalecer su fe

La Parroquia Virgen de la Candelaria de Capiatá fue escenario de una multitudinaria celebración el pasado Domingo de Ramos. La misa se realizó al aire libre, pero el hecho generó polémica ya que se encuentran en vigencia las restricciones por los contagios de Covid-19.

En ese sentido, el cura párroco de la iglesia, José María Velazco, sostuvo que se está atacando a la Iglesia, mientras que existen varias contradicciones. El religioso aseguró que, en la celebración pasada, todo se desarrolló en orden ya que los asistentes tenían tapabocas y respetaron el distanciamiento social.

"Hay un montón de cosas si es que vamos a cuestionarnos. ¿Por qué no cortan la aglomeración en los supermercados o de las esquinas donde se aglomeran las personas o en los transportes públicos donde hay una gran cantidad de gente?", expresó el religioso en contacto con Monumental 1080 AM.

Capiatá: Aglomeración durante Misa de Ramos genera polémica

El sacerdote indicó que en su rol y su conciencia, él no puede limitar a las personas que deseen asistir a la Iglesia, ya que está al servicio del pueblo.

"¿Quién soy yo para clasificar o limitar? Yo no puedo decir que no a la gente que viene buscando fortalecer su fe, yo no debo", expresó.

El religioso señaló que, de querer limitarse, el Gobierno debería sacar un protocolo donde obligue a las iglesias a cerrar. "Con mucho dolor lo haremos, pero no es lo correcto", agregó.

Nota relacionada: Investigan a sacerdote de Capiatá tras aglomeración

Tras la celebración del domingo, la Fiscalía inició las investigaciones contra el religioso José María Velazco, quien permitió celebrar el Domingo de Ramos con masiva cantidad de personas, pese a las restricciones sanitarias vigentes.

El sacerdote ya prestó declaración ante la fiscala Carolina Martínez y ahora el Ministerio Público busca identificar a los feligreses que participaron de la misa.

Fuente: UH