Reabre Machu Picchu, la maravilla que puso a Perú en el mapa del turismo mundial

Bajo la niebla, los responsables de la ciudadela, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1983, hacían este domingo los últimos ajustes para la ceremonia de reapertura, prevista al anochecer.

El primer tren con turistas –y con un equipo de la AFP- llegó hacia las 07H00 de la mañana (12H00 GMT) a Machu Picchu Pueblo, la aldea más próxima a la mítica ciudadela, tras un viaje de una hora y media bordeando el río Urubamba desde la antigua aldea inca de Ollantaytambo.

Le puede interesar: Machu Picchu: Resuelven el misterio de su construcción

Escondida entre los montes de los Andes, la majestuosa ciudadela de piedra recibirá el lunes a sus primeros visitantes, algunos de los cuales ya se encuentran en el cercano pueblo, tras permanecer cerrada desde el 16 de marzo por la pandemia.

«Poder abrir Machu Picchu al mundo, poder abrir nuestra maravilla, implica que los peruanos somos resilientes», dijo a la AFP en la ciudadela la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Rocío Barrios, quien encabezará la ceremonia de reapertura.

Con la reapertura renacen las esperanzas en Cusco, la antigua capital del imperio inca, y en los pueblos del Valle Sagrado de los Incas, que son paso obligado hacia Machu Picchu y enfrentan una aguda crisis económica como secuela de la pandemia, pues el 70% de su gente vivía del turismo.

Tras un confinamiento obligatorio de más de 100 días, levantado el 1 de julio, muchos hoteles, restaurantes y otros negocios de la zona se fueron a la quiebra y miles de trabajadores quedaron sin empleo.

«Antes de que llegara la pandemia había 80 hoteles y hotelitos en Ollantaytambo, pero han quebrado por lo menos la mitad de ellos», dijo a la AFP Joaquín Randall, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de este pueblo, situado a 32 km de la ciudadela.

«Los hoteles formales, que pagan impuestos y que están al día con el estado, han podido acceder a créditos» del gobierno, pero no los numerosos alojamientos informales, agregó Randall, dueño del hotel El Albergue (tres estrellas) y del restaurante El Chuncho.

En Ollantaytambo todos los viajeros deben abordar un tren para seguir a Machu Picchu, porque más adelante se acaba el camino.

«Vivimos de los turistas»

Machu Picchu (Montaña Vieja en quechua) es la joya del turismo peruano y fue elegida en 2007 como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno en una encuesta mundial en internet.

En Cusco y en el Valle Sagrado existía una variada oferta turística, desde hoteles cinco estrellas hasta sencillas habitaciones para mochileros, pero ahora la mayoría permanecen cerrados.

La primera cadena de hoteles de lujo en reanudar sus operaciones fue Belmond, un día después de que Perú reabriera sus fronteras, el 5 de octubre, pero los turistas todavía no llegan.

La empresa opera cuatro hoteles en esta zona, incluido el único situado frente a la entrada de la ciudadela, cuyas habitaciones solían estar reservadas con uno o dos años de anticipación, según sus responsables.

«Tomamos la decisión de reiniciar operaciones porque quisimos dar un mensaje de seguridad al país y a la comunidad internacional», dijo a la AFP Arturo Schwarz, gerente de los dos hoteles Belmond de Cusco.

Otras cadenas hoteleras internacionales y peruanas reabrieron este fin de semana en Cusco, el Valle Sagrado y en Machu Picchu Pueblo, antes llamado Aguas Calientes.

La reapertura eleva las esperanzas de miles de personas que vendían artesanías, transportaban turistas o se ganaban la vida en otros oficios ligados al turismo.

El taxista Eberth Hancco, que hace unas semanas pudo volver a recoger pasajeros en el aeropuerto de Cusco, contó a la AFP que en abril debió marcharse a la finca de sus padres en Paucartambo con su esposa y su hija de ocho años.

«La situación ha estado muy mala, porque Cusco vive de turistas», indicó.

Este domingo la compañía PeruRail reanudó sus trenes turísticos entre Cusco y Aguas Calientes. Su competidor IncaRail lo hará el lunes.

Oculta entre la vegetación

La mítica ciudadela construida en el siglo XV, que recibió 1 millón y medio de visitantes en 2019, colocó a Perú en el mapa del turismo mundial a mediados del siglo pasado.

Los conquistadores españoles que sometieron al imperio inca en el siglo XVI nunca supieron que existía Machu Picchu, construida en la cima de una montaña cubierta de vegetación que no es visible desde el llano. Por eso se le llama la «ciudad perdida de los incas».

La ciudadela fue «descubierta» por el explorador estadounidense Hiram Bingham en julio de 1911, aunque algunos lugareños conocían su existencia.

Desde que abrió al turismo en 1948, solo había cerrado antes únicamente dos meses en 2010, cuando un aluvión destruyó la vía férrea desde Cusco.

Según los nuevos protocolos, solo podrán ingresar 675 turistas por día, una tercera parte que antes de la pandemia.

Fuente: AFP/Francisco Jara.

Fuente: UH