Hoy arranca retorno opcional de maestros y estudiantes

De hecho, hay una medida cautelar presentada por el Sinadi para pedir la anulación de la vuelta a clases.

En paralelo, otros maestros cuentan la cruda realidad que afecta a muchos chicos en medio de la pandemia.

"La mayoría de nuestros alumnos están trabajando, en embarcaciones o en la pesca hacia la zona de Itá Enramada; otros, en ventas en el Mercado 4. No sabemos si podrán asistir a las clases presenciales", cuenta el director del colegio nacional República de Colombia de Asunción, Roque Curi.

Tras la aprobación del regreso a clases presenciales para los del tercero de la media por parte de Salud Pública, el Ministerio de Educación y Ciencias lanzó una guía que deben cumplir las instituciones educativas que reabran sus puertas desde este lunes.

El regreso es voluntario para los estudiantes, que deben contar con autorización firmada de parte de sus padres. Los docentes que cuenten con enfermedades de base están excluidos del retorno.

Curi expresa que los coordinadores y docentes hacen de todo para no perder alumnos y que puedan terminar la secundaria. "Así pueden seguir estudiando o conseguir mejores empleos", acentúa.

La asistencia a los estudiantes de este colegio se da casa por casa, principalmente para llevar materiales impresos a aquellos que no cuentan con computadoras o teléfonos celulares. Evitar la deserción es la consigna. Los educadores del centro escolar lamentan que los cuadernillos del MEC nunca llegaron y los folletos que se repartieron al inicio de la segunda etapa apenas alcanzaron para el interior.

La institución apenas recibió G. 4 millones en concepto de gratuidad, aún contando con bachilleratos técnicos. Pese a ello, se arreglaron para adquirir dos lavamanos para los accesos de entrada, que instalaron de forma gratuita los padres.

DURA REALIDAD. Desde la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes), relatan que, ante el desempleo de muchos padres, son los jóvenes los que debieron rebuscarse para ayudar en la economía familiar. Desde el inicio de la segunda etapa se encontraron con compañeros que están en esta situación, explica Alex Arce, coordinador ejecutivo de la federación.

Datos oficiales apuntan a que 1.283.000 hogares, es decir, el 68,5% del total de las familias en el país, reportaron que algún miembro de la casa registró pérdida de sus ingresos en el segundo trimestre del año, antes de la segunda etapa del año escolar.

Los estudiantes lamentan la decisión del ministerio educativo, principalmente por la falta de recursos para garantizar elementos de bioseguridad y también por el calamitoso estado de la infraestructura de colegios.

Fuente: UH