Feprinco insiste en volver antes del 2024 al tope fiscal fijado en la ley

La Feprinco "considera que es necesario volver al tope fiscal definido en la Ley de Responsabilidad Fiscal en el menor tiempo posible y no recién para el 2024", expresó, marcando así una diferencia con la declaración de la misión del FMI, que apoyó la pretensión del Gobierno de retornar recién al tope fiscal del 1,5% del PIB en el 2024.

"A la Feprinco le llama la atención que la declaración (del FMI) no hace mención a los niveles de la deuda del Estado y a los topes a la deuda, que se ha debatido internamente, y donde se han manifestado posiciones divergentes a nivel político, a nivel de analistas económicos y a nivel de referentes del sector empresarial", expresa el pronunciamiento.

"Para la Feprinco, la prudencia debe alcanzar al manejo de la deuda pública y advierte que por este lado podría sobrevenir una presión fiscal que afecte la estabilidad macro, sobre cuya necesaria permanencia coincide con la declaración (del FMI)", añade el comunicado de gremios empresariales.

PRUDENCIA. La Feprinco "ratifica que de cara al cierre del 2020 y la proyección del 2021 la actitud debe ser de un optimismo prudente".

Asimismo, el empresariado "alerta que el proyecto de Presupuesto General de Gastos de la Nación se realizó sobre una proyección de crecimiento mayor que la esperada por el equipo técnico del FMI; 5% para la elaboración del presupuesto y 4% estimado por el FMI. En este sentido, advierte que la gestión presupuestaria debe acompañar en la práctica el desempeño general de la economía en el 2021".

En esa misma línea, la Feprinco también "reitera la necesidad de racionalizar los gastos públicos, congelar la planilla salarial y priorizar las inversiones en infraestructura para el desarrollo".

Añaden que "un presupuesto austero en los gastos corrientes y suficiente en la inversión es el que debe aprobarse en el Parlamento", además de considerar que "en la ejecución deberán considerarse estos principios dada la incertidumbre sobre el 2021".

REDUCCIÓN DEL GASTO. Los gremios empresariales también exigen al Gobierno señales que "deben materializarse y medirse en la tan mentada reducción del gasto corriente y la mejora en las compras públicas". Igualmente, expresa su preocupación a que estas medidas de austeridad "tan necesarias no pasen del discurso".

"Mientras no veamos este esfuerzo por detener los despilfarros en materia de beneficios y remuneración a la función pública, es inmoral hablar de nuevos impuestos", según ratifica la Feprinco.

Los empresarios también coinciden con lo expresado por la declaración del FMI, de que "es necesario aumentar los ingresos" y expresan que "una de las luchas más importantes que debemos lidiar a nivel país es con la informalidad, que a todas luces golpea en los sectores de menores ingresos de la población".

Por otra parte, los empresarios insistieron en "las reformas y la necesidad de mejorar sustancialmente el capital humano, el clima de negocios y la gobernanza mencionados en la Declaración (del FMI)", que "solo podrán ser materializados con base en el trabajo conjunto, diálogo con todos los sectores, para lograr acuerdos mínimos que los hagan viables" y abogan "por instalar mesas de trabajo para el efecto".

Fuente: UH