Ex funcionaria denuncia complicidad del Mades en deforestaciones ilegales

Esta nueva publicación es una continuación de la denuncia realizada previamente por Earthsight -una oenegé que se describe como una organización sin fines de lucro que realiza investigaciones en profundidad para exponer delitos ambientales- sobre la deforestación de parte de tierras ancestrales de los Ayoreo Totobiegosode, como parte de la cadena de producción de cuero utilizado para tapizar vehículos de alta gama en Europa.

Ya en aquella oportunidad, la organización denunció la corrupción dentro del Mades. En esta ocasión, Earthsight señala que contactó con funcionarios actuales y ex funcionarios del Ministerio y todos describieron «una cultura institucional que pone los intereses de la clase terrateniente de Paraguay por encima de las leyes ambientales».

Autos de lujo usan cuero que es producto de la deforestación de tierras ancestrales

El testimonio de la ex funcionaria Karen Colmán se enmarca dentro de esto. Ante la divulgación del hecho, el Mades ya emitió un comunicado señalando que la mujer, una técnica de fauna, renunció en 2015, por lo tanto los hechos denunciados corresponden a administraciones anteriores. El relato de la mujer ya habían tomado cariz público luego de que ella haya hecho un posteo en Facebook denunciando la situación.

Solicitudes para «legalizar» deforestaciones

Colmán relató que empezó a trabajar en 2011 en la entonces Secretaría del Ambiente (Seam), hoy Mades, y una de sus principales tareas en la Dirección de Vida Silvestre era la de evaluar las solicitudes de desmonte, principalmente de empresas agroganaderas.

Nota relacionada: El 80% de los bosques del país está en manos privadas

Mediante el uso de un software que le permitía observar en tiempo real la deforestación, la funcionaria detectó que la gran mayoría de los pedidos eran para deforestar áreas ya deforestadas, es decir, para legalizar esos desmontes.

La mujer relató que pudo constatar que en muchos casos los terratenientes habían deforestado más de lo que señalaban los documentos, o bien lo habían hecho sin tener en cuenta la presencia de vida silvestre o comunidades indígenas aledañas, «o cualquier otro detalle contemplado en las leyes ambientales paraguayas».

La funcionaria denunció todo esto ante el propio Ministerio pero no hubo ningún tipo de respuesta concreta, por lo cual llevó sus denuncias ante la Fiscalía. Finalmente, un mes después Colmán fue llamada a la oficina del jefe de Control Ambiental, según Earthsight, y el jefe -quien no es identificado en la publicación- le dijo que parara de quejarse y que apruebe las solicitudes de desmontes.

Deforestación: ARP recurre al Gobierno ante denuncias

Asimismo, la profesional relató una experiencia en la cual sus superiores la enviaron a reunirse con un representante de una empresa ganadera.

«Fui al frente, es un pasillo, ese lugar, la Dirección General, es un pasillo pequeño entre Parques y el resto de las direcciones, y no había nadie ahí. Me pregunta por qué no estaba saliendo su carpeta y le digo que estaba talada esa zona, que no podía dar un permiso para hacer algo que ya estaba hecho, que era totalmente ilegal, así que tuve que denunciar», contó.

«Él se me acerca, demasiado, y yo le digo: ‘qué pasa’, ‘tranquilo’, y él me dijo: ‘qué es lo que querés, qué es lo que querés’. Ahí me quedé callada, no sabía qué hacer, quería ir a mi oficina, agarró un billete, rompió el billete en la mitad y me puso en el pecho y eso fue lo que pasó. Se fue. Me dijo: ‘cuando quieras la otra mitad, hablamos’», agregó. Este hombre tampoco fue identificado, aunque en el posteo que hizo en 2019 en Facebook, Colmán aclara que no sabía quién era.

Finalmente, fue asignada a realizar otras tareas, principalmente rescate de animales, que a su criterio era un claro castigo por sus denuncias. En su publicación, Earthsight aclara que chequeó el testimonio de Colmán con otros dos funcionarios que trabajaron con ella en el Mades. Además, contactaron con Ignacio Ávila, quien fue su jefe directo hasta 2013 y la calificó como una persona con un fuerte sentido de la ética.

Finalmente, Karen Colmán terminó renunciando al Mades. «Yo había entrado con la idea de querer conservar el medioambiente, pero no hice absolutamente nada de eso en los cinco años que estuve ahí. No logré absolutamente nada», sostuvo a la organización ambiental.

De igual manera, Earthsight también habló con un funcionario que actualmente trabaja en el Mades, cuya identidad mantuvieron en reserva, que denunció que el esquema de corrupción en el Ministerio continúa y que incluso la gran mayoría de los estudios de impacto ambiental para desmontes presentados en el Mades son trabajos de «copy-paste», que en su gran mayoría se aprueban sin problemas.

Mades: «Lo denunciado ocurrió en administraciones anteriores»

Tras esta nueva publicación de Earthsight, el Mades emitió este miércoles un comunicado aduciendo que los hechos denunciados por la funcionaria ocurrieron en administraciones anteriores a la actual.

Sobre el punto, señala que la profesional renunció en 2015 -el actual ministro, Ariel Oviedo, asumió el cargo con el nuevo gobierno en 2018- y con respecto al actual funcionario que dio su testimonio en anonimato, la cartera estatal indica que «aguardará la denuncia formal ante el Ministerio Público» o ante el propio Mades para iniciar una investigación.

Le puede interesar: Internautas piden renuncia del ministro del Ambiente por incendios

En ese sentido, menciona que la actual gestión buscó transparentar los procesos administrativos en el Ministerio con la implementación del «Sistema de Información Ambiental».

Este episodio nuevamente generó una avalancha de críticas hacia el Ministerio, que ya está en la mira de varias organizaciones sociales y de la ciudadanía en general tras su débil intervención ante la ola de incendios forestales que azotaron el país entre setiembre y octubre. Ya en aquella oportunidad el hashtag #RenunciáArielOviedo se hizo tendencia en Twitter.

Fuente: UH