Tres policías son imputados por ser sospechosos del rapto de un comerciante

Se trata de Diego Osvaldo Cáceres Benítez, de 38 años; Marcos Javier Méndez Villalba, de 34 años, y Carlos Miguel Acuña Escobar, de 32 años, quienes se encuentran recluidos en la Dirección de Policía de Alto Paraná, a disposición del Juzgado Penal de Garantías a cargo de la magistrada Alba Meza.

La fiscala Estela Ramírez considera que existen suficientes elementos de sospecha acerca de la participación de los tres uniformados en los referidos hechos punibles investigados, informó el periodista de Última Hora Wilson Ferreira.

Ramírez solicitó al Juzgado convertir en prisión la detención preventiva que pesa sobre los detenidos, atendiendo a la gravedad de los hechos presuntamente cometidos y la posibilidad de fuga existente y obstrucción de la investigación, ya que los mismos son agentes policiales.

Capturan a policías sospechosos de rapto e intento de homicidio

Refiere el escrito de imputación que el 19 de octubre pasado, a las 17.30 aproximadamente, los agentes Diego Osvaldo y Marcos Javier realizaron un procedimiento presumiblemente irregular y detuvieron sin motivo aparente a Ronny Alex Benítez, en la vía pública del kilómetro 8,5 Monday de Ciudad del Este.

En ese momento, el afectado circulaba a bordo de su automóvil BMW, de color gris oscuro, cuando fue interceptado y privado ilegalmente de su libertad por los policías, que a su vez se desplazaban en un auto Toyota Allion.

Seguidamente, los agentes descendieron del vehículo, advirtieron que eran policías y solicitaron sus documentos al afectado. Luego, manifestaron a la víctima que su vehículo era presuntamente robado y que debían llevarlo hasta la base de la Dirección de Control de Automotores.

Para el efecto, uno de los intervinientes se sentó al lado de Ronny Benítez, mientras el otro les escoltaba con el vehículo Toyota, supuestamente con dirección a la sede policial.

Sin embargo, estuvieron recorriendo así por algunas horas, hasta que detuvieron la marcha en el kilómetro 13 de Minga Guazú. Allí, supuestamente, Marcos Méndez tomó el volante del BMW y le colocó las esposas al dueño del rodado. De esa manera continuaron recorriendo por 10 horas aproximadamente.

Nota relacionada: Fiscalía investiga rapto de comerciante por supuestos policías

Ya en horas de la madrugada, a las 3.30 aproximadamente, fueron hasta el kilómetro 18, en orillas del río Monday, lugar hasta donde también llegó Carlos Miguel Acuña, quien sacó los grilletes a la víctima y le puso cinta de látex en la muñeca.

Mientras Miguel y Marcos realizaban sus necesidades fisiológicas, Diego Cáceres advirtió a Ronny Benítez que había llegado su hora. Este, al sospechar que su vida estaba en peligro, decidió lanzarse a las aguas del río Monday y nadó por dos horas aproximadamente hasta salvar su vida.

Posteriormente, los miembros de la fuerza pública procedieron a incinerar el vehículo de la víctima, en las inmediaciones del silo Agro Sato, ubicado a unos 700 metros de la ruta PY06, con la finalidad de despojarse de la evidencia.

Los policías igualmente sustrajeron el DVR de un local ubicado en las inmediaciones del lugar de donde retuvieron irregularmente a la víctima, que contenían imágenes del supuesto procedimiento ilegal.

A su vez, la víctima realizó la denuncia correspondiente y el Ministerio Público inició la pesquisa.

Fuente: UH