Liberación de fases y Urgencias colmadas

Pepe Vargas

La liberación de las fases de la cuarentena sanitaria se tradujo en otro dolor de cabeza para los que trabajan en los hospitales públicos.

El ingreso de la pandemia del Covid-19 supuso una tregua en cuanto a accidentes de tránsito y la ocurrencia de otras patologías, comunes en otoño e invierno.

Si bien los números de traumatizados y de consultas médicas se redujeron durante las tres primeras semanas de la cuarentena total, entre marzo y abril, una vez que se empezaron a flexibilizar las restricciones para la circulación vial, la curva de accidentados se disparó a partir de la fase 2, según estadísticas facilitadas por el Hospital de Trauma (ver infografía).

"La cuarentena tuvo una peculiaridad: Cada vez que las fases cambiaban y un fin de mes había liberación o flexibilización en las medidas de control, se disparaba hacia arriba la cantidad de accidentes", refrenda el doctor Agustín Saldívar, director de Trauma.

A su entender, esto significa que "al paraguayo la falta de control le empuja al libertinaje", dice y señala que los accidentes están relacionados "con la velocidad, no respeto a las normas de tránsito y al consumo de bebidas alcohólicas o de algún estimulante. Hay mucho consumo de drogas", tira.

SOBREPASADOS

Si bien el nivel de ocupación de pacientes Covid se mantiene alto, todavía no colapsó al sistema. Pero en el Hospital Nacional de Itauguá (HNI) ya empiezan a sentir los estragos del descontrol.

"Ya estamos sobrepasados con las enfermedades comunes de vuelta. A partir de setiembre empezó a sentirse más y explotó ahora. No sé si la gente no quería salir, pero ahora sí estamos llenos", afirma la doctora Yolanda González, directora del HNI.

En ese centro asistencial, donde se levantó el hospital de contingencia para Covid, durante toda la cuarentena –suscribe– estuvo "relativamente tranquilo", pero "ahora estamos llenos", cuenta y señala que tuvieron que ampliar la Urgencia General de Adultos.

Esa unidad tiene una capacidad de 40 camas de internación y diez para reanimación. Allí no entran los pacientes respiratorios, sino de otras patologías y cirugías, en general: peritonitis, accidentes de tránsito, traumatologías, neurocirugías, etc. "Ahora mismo esas diez camas están ocupadas para pacientes respirados", indica.

IMPROVISANDO

Ante el ascenso de ingresos en la urgencia aumentaron a 80 camas, improvisando espacios para no dejar a nadie en el piso. "Tengo 30 camas más y estamos poniendo camillas, ya desesperados. No me gusta mucho ver eso porque hay hacinamiento de pacientes. Nos falta lugar y nosotros no podemos rechazar pacientes porque somos el último lugar donde ellos pueden venir", dice.

Comenta que el viernes amanecieron 23 pacientes en camillas que debieron improvisar, dado a que ya se excedió la capacidad de las camas de la urgencia. Y son diabéticos, hipertensos y cardiópatas.

"Lo que preocupa ahora es que tengo 23 pacientes hacinados en un lugar, y van a seguir llegando, y vos no sabés si son portadores sanos de Covid. Y uno le va a contagiar a diez y ya hubo varios brotes en cardiología y pudimos contener trasladándoles. Pero ahora va a ser peor con el hacinamiento", insiste.

La directora del HNI desconoce "cómo están trabajando los demás hospitales", en este contexto de la pandemia. Lo que sí sabe y no deja de resaltar es que "todos los pacientes quirúrgicos y complejos recibimos nosotros; y hasta en eso, tenemos alta ocupación en las terapias porque las cirugías complicadas pasan a terapia intensiva y también ocupan lugar".

A la postre, el HNI, aparte de ser centro de referencia de Covid, también es para los tumores cerebrales. Ahora retomaron las cirugías programadas con 30 cirugías por día, tratando de ponerse al día porque tienen una lista de espera muy larga que creció durante la cuarentena. "Son seis meses que no hicimos esas cirugías", dice.

Y les genera mayor complicación el aluvión de las otras patologías, en especial, los accidentados. "Las enfermedades cardiovasculares y la diabetes están de regreso en los hospitales. Y ahora tenemos diez pacientes internados en traumatología y son fracturas por accidentes de moto, que es fundamentalmente la causa principal acá de los ingresos. Esto explotó hace dos semanas, que coincide con el levantamiento de la cuarentena", remata.

120 por ciento de ocupación reporta el Hospital Nacional de Itauguá en la Urgencia de Cirugías y de Clínica Médica.

5.828 pacientes por accidentes de tránsito recibió el Hospital de Trauma desde el 12 de marzo al 11 de octubre.

204 fallecidos registró el Hospital de Trauma como derivación de accidentes desde el inicio de la pandemia del Covid-19.

Al liberarse las fases también empiezan a aumentar los accidentes de tránsito y todo viene a parar acá. Urgencia de Cirugía y de Clínica Médica están al tope con 120% de de pacientes, pero tampoco les podemos rechazar.

Fuente: UH