Hallan enterrados en una fosa cuerpos de narco y su sobrino en Itapúa

Ambos fueron ejecutados y enterrados en una fosa en una zona boscosa en la compañía Morotîngüe, distrito de San Pedro del Paraná. El hallazgo se produjo luego de la detención de Fernando Araújo Ibarra de 36 años, de cuyo poder fueron incautados un automóvil y un arma de fuego relacionados al hecho.

El hombre dio importantes datos a los investigadores sobre el lugar donde habrían sido enterrados los cuerpos de los secuestrados Rigoberto Bareiro Vargas y Diego Daniel Ozorio Acuña.

Fue así que el miércoles, siendo las 19:30, una comitiva fiscal y policial encabezada por la fiscala Zunilda Ocampos se constituyó en el sitio señalado donde se procedió a la excavación del lugar y a unos dos metros de profundidad empezaron a percibir un olor nauseabundo.

Posteriormente, se convocó a personal de Criminalística de Itapúa y a personal de Bomberos Voluntarios de San Pedro del Paraná.

Dos personas llevarían secuestradas ya casi dos semanas

Luego pidieron una máquina retroexcavadora para continuar la excavación en busca de los cuerpos, siendo hallados y sacados de la fosa los cuerpos de dos personas de sexo masculino alrededor de las 02:40 de la madrugada.

Los cuerpos fueron examinados en el lugar por el médico forense, quién dictaminó la causa de muerte shock hipovolémico por traumatismo penetrante de tórax por proyectil de arma de fuego, confirmando además las identidades de los secuestrados.

La fiscal interviniente dispuso la entrega de los cuerpos a sus familiares y ordenó la detención de Fernando Araujo Ibarra.

Se presume que Rigoberto Barreiro Vargas y Diego Daniel Osorio Acuña cayeron en manos de un grupo criminal opositor a la estructura narco liderado por los hermanos Barreiro Vargas, que enviaba grandes volúmenes de drogas desde San Pedro del Paraná a la Argentina, Chile y Uruguay.

Fuente: UH