-->

Una niña embarazada es una niña abusada, recuerda ministra en campaña de protección

En el contexto del lanzamiento de la campaña, la ministra de la Niñez y la Adolescencia, Teresa Sosa, explicó que la iniciativa busca coordinar acciones entre los organismos del Gobierno para la protección, sanción y el rediseño del proyecto de vida de las niñas que resultan embarazadas por un abuso.

"Una niña embarazada es una niña abusada, que requiere de asistencia porque no se llegó antes para su protección", dijo la ministra en comunicación con NPY.

La secretaria de Estado recordó que un alto porcentaje de niñas embarazadas fallecen debido a que sus cuerpos no están preparados.

Instituciones advierten que hay otras dos niñas embarazadas en Amambay

"La naturaleza genera un desarrollo por etapas en el ser humano. Esto es trucar un desarrollo. Lo más terrible que le puede pasar a una niña es dejar de ser niña, para ser madre. Se corta su proyecto de vida", sentenció la ministra.

Teresa Sosa también explicó que si bien siempre se busca que la ciudadanía denuncie los abusos contra menores, el objetivo de esta campaña es que no haya más casos de abusos.

"Buscamos cambiar las pautas de crianza. En la región hay el mismo problema y vemos que es parte del contexto social. Toda opción que podamos emprender, tomando la responsabilidad de proteger a los niños, niñas y adolescentes la vamos a lograr", señaló.

Lea también: Señales que despiertan sospechas de abuso sexual en menores

El rol de la Educación

Uno de los órganos del Estado que constituye un pilar de la campaña Ñañangareko es el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), a través del cual se pretende brindar a las niñas la información veraz y confiable sobre lo que ocurre con sus cuerpos y hasta dónde puede llegar un adulto.

En comunicación con radio Monumental 1080 AM, la ministra de la Niñez y Adolescencia aseguró que en el país tenemos una "situación catastrófica" en lo que refiere al abuso sexual en niños y las niñas embarazadas.

Para la funcionaria del Ejecutivo, "no podemos dejar la educación sexual solo en las manos de la familia". Aseguró que la educación permanente se debe dar en las escuelas.

Te puede interesar: Naciones Unidas: El embarazo adolescente es una fábrica de pobres en Paraguay

"Hay dificultades por parte de los mismos padres y creo que no se ha tomado la medida correcta que es abrir un debate sobre ello. Los niños tienen derecho a saber sobre sus cuerpos", aseguró.

No hay mejor espacio para que ellos accedan a esta información que en la escuela. Hablamos solo del derecho del niño a su protección. Se mezcla con las ideologías, con el aborto. Esto es dar información para prevenir, un derecho (…). Hay un manejo equivocado de la información.

Teresa Sosa aseguró que hay "altas expectativas" de que se conseguirá el abordaje de la educación sexual en las escuelas y colegios. Indicó que en esta campaña ya se trabaja con el MEC y se espera poder obtener resultados.

Niñas madres

La cantidad de embarazos de niñas y adolescentes en Paraguay va en aumento. Muchos de estos casos de abusos se dan bajo el consentimiento de los padres o tutores de las víctimas. Tanto las parejas como los familiares pueden ser procesados.

Lea además: 15% de embarazos son de menores de 18 años

Unas 650 niñas, de entre 10 y 14 años de edad, son madres cada año en Paraguay, de acuerdo con las cifras presentadas por el Centro de Documentación y Estudios (CDE).

Según los datos recogidos en el ejemplar, en el año 2015 un 10,6% de las menores embarazadas no realizaron controles médicos prenatales, mientras que más de la mitad de las gestaciones no fueron detectadas hasta que habían transcurrido al menos 16 semanas.

«Las adolescentes menores de 15 años presentan cuatro veces más riesgo de morir en un embarazo que las adolescentes tardías y jóvenes del estudio», explicó la investigadora del CDE, Clyde Soto.

Desde el Centro de Documentación y Estudios vinculan esta situación directamente con la victimización a la que son sometidas las menores tras quedarse embarazadas, en muchos casos como consecuencia de una violación.

El Ministerio de la Niñez y Adolescencia insta a que ante cualquier caso sospechoso sea denunciado a la línea gratuita 147, Fono Ayuda.

Fuente: UH