-->

Una fábrica que costó G. 6.700 millones se encuentra abandonada

La comunidad no fue capaz de gerenciar y mantenerlo en funcionamiento lamentó el concejal municipal Luis Acosta del Partido Tekojoja. El ingenio, en su momento uno de los más modernos a nivel país y que demandó una inversión total de 6.700 millones de guaraníes y con capacidad de procesar 100 toneladas de caña de azúcar por día, está siendo rapiñado denunció el edil al lamentar el fracaso de la iniciativa.

Este emprendimiento fue proyectado y ejecutado por la Gobernación de Alto Paraná, bajo la administración del ingeniero agrónomo Nelson Dario Aguinagalde, en coordinación de comités de agricultores y la Comuna local. Fueron varias las reuniones y los compromisos asumidos entre las partes, para concretar el proyecto sin precedentes en el departamento, que tenía como meta final ser manejado por una cooperativa de productores locales, que nunca se concretó por lo que fue transferido a la Comuna para ser administrado y este a su vez terceriza su explotación a cargo de la empresa Phoenix, que fue también la responsable de su construcción.

A MEDIAS. Según el concejal municipal desde un principio tuvo problemas para su funcionamiento. "Lastimosamente no funcionó esta fábrica. Seguro que habrá funcionado a medias un año dos a reventar, hoy día está abandonada, rapiñada totalmente. Está allí en el olvido. Se rapiño todo lo que hay, abandonado en medio de un yuyal", lamentó el concejal municipal.

"No funcionó, además de endeudarse millones y millones a productores campesinos de Itakyry, con este tema del cultivo de la caña. Muchos accedieron al crédito, pero no resultó el negocio y se quedaron con la deuda. Fue una tremenda decepción este tema", agregó Acosta. Cuando se proyectó la obra, el distrito de Itakyry tenía dos concejales departamentales recordó el concejal municipal. "Fue en el gobierno de Aguinagalde que esto se proyectó y realizó una millonaria inversión. En su momento se presentó como un prometedor proyecto para asegurar una buena renta a los pequeños agricultores de nuestra comunidad, en la práctica, económicamente, no generó lo que se esperaba", recuerda.

La caída de la cotización de la materia prima fue un golpe tremendo para los 130 campesinos involucrados en el proyecto, como proveedores de la materia prima, que se vieron obligados a buscar otros rubros para poder sobrevivir. La idea era asegurar las 150 toneladas por día de caña de azúcar que necesitaba para operar. En su momento se llegó a cultivar unas 200 hectáreas. Esta fábrica, inaugurada en el año 2013, desde un principio registro de una serie de inconvenientes, primero fue el inmueble donde se iba a instalar, que resolvió con la compra de un terreno de 6 hectáreas, luego hubo problemas con el traslado de los equipos, que sufrió daños tras un accidente en Caaguazú que provocó varias piezas dañadas.

Fuente: UH