-->

La incansable pobladora que dirige la defensa de laguna en Piquete Cué

Vuelve a referirse a la época del tránsito de camiones triple eje. Doña Herminia, enfermera jubilada, recuerda que permanecía en vigilia. "Hacíamos cierre de calles, entonces los camioneros pasaban de madrugada para no encontrarnos. Por eso con una vecina montamos guardia. A las 03:00 de la mañana sacamos nuestras sillas y nos sentamos en medio de la calle. Llamaron hasta a la policía, pero no tuvieron otra opción porque de allí no salimos. Le obligamos a que hagan su descarga y pasen con camiones más pequeños".

Así de tenaz, según confirman sus propios vecinos, son las movilizaciones que dirige para defender de atropellos a su comunidad de Piquete Cué. Pero lo que ella misma confiesa es que no imaginó que su actual batalla, contra la contaminación de Laguna Cerro, lograra un gran alcance a nivel nacional e internacional. Captó inclusive el interés del actor y activista ambiental Leonardo DiCaprio, quien se hizo eco de lo que sucede en la compañía de Limpio, en inmediaciones del río Paraguay.

Su esfuerzo por preservar la laguna, con el acompañamiento de otros pocos seis vecinos, empezó a principios del 2019. En ese entonces el cuerpo de agua fue dividido con tierra para un camino de terraplén. Justamente –comenta– para el paso de camiones. "Habíamos pedido que utilicen otro camino habilitado, sin embargo, los de la arenera prefirieron ir por lo más fácil; rellenar la laguna".

Desde febrero del 2019 presentaron la denuncia ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades). Hasta ahora no reciben respuesta sobre cómo quedó el sumario. Aseguró además que el relleno contó con el respaldo del intendente de Limpio, Carlos Palacios (ANR).

Efluente. A la par del reclamo por el relleno, en inmediaciones del lugar se erigía la fábrica de la firma WalTrading SA, para tratamiento de cuero. Al poco tiempo se convertiría en otro fuerte dolor de cabeza para los moradores.

La principal preocupación de doña Herminia fue que no confiaba en que funcione la planta de tratamiento. Para marzo de este año ya denunciaron ante los medios y ante autoridades sobre el vertido de efluentes de color negro. Luego apareció la mortandad de peces.

"Venían fiscalizadores del Mades, por las insistencias, pero la empresa seguía operando, a pesar de que le suspendieron. Siempre denunciábamos pero todo seguía igual".

Entre las manifestaciones con su pequeño grupo de vecinos, por la contaminación del recurso natural, en una ocasión inclusive se libraron de una balacera. "Un guardia de WalTrading nos obligó con su escopeta a abandonar el lugar. Ante nuestra oposición lanzó un disparo al aire que casi alcanza a una vecina".

El estado del agua se deterioró aún más a finales de julio cuando se tiñó de color purpura. En un vídeo que doña Herminia grabó se observa a trabajadores del sitio intentando realizar la remediación echando varias bolsas de cal. Se escucha el reclamo a la pobladora quien captaba la escena.

Luego, la imagen hecha por el reportero gráfico Jorge Sáenz fue altamente viralizada y se instaló en la agenda pública. La gran indignación ciudadana obligó a que se aceleren los procesos en los entes públicos. La fiscalía imputó y pidió prisión preventiva para el propietario de WalTrading SA, Rogelio Ferreira Martins. El Mades gestionó estudios laboratoriales y se confirmó el alto contenido de sales conservantes para cuero. Ante la presión mediática volvieron a realizar otras fiscalizaciones y se comprobó que seguía la mala disposición de efluentes. Recién allí se dispuso la cancelación de la licencia ambiental.

Valentía y voluntad. Estas son las dos cualidades principales que el hijo de la mujer, Francisco Meza, destaca de su madre para enfrentarse a empresarios poderosos y no dejar en paz a autoridades para que cumplan con su trabajo. Para defender las causas que consideran justas.

"Cuando Ña Herminia sale apurada y rengueando de su casa le digo a mi abuela que nada bueno está pasando otra vez", relata como anécdocta su joven vecina Dara Belén.

Deterioro. Todavía se percibe el olor nauseabundo en la laguna. Ayer fiscalizadores del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) y la Unidad Fiscal de Delitos Ambientales realizaron una intervención y comentaron que en la parte posterior de la empresa observaron filtraciones de lixiviados, provenientes de la mala disposición de la materia prima y el lodo industrial.

En un recorrido por el sitio, en una jornada calurosa, doña Herminia toma un pequeño descanso. Se sienta sobre una piedra, al costado del camino hecho sobre el agua.

Desde allí observa el otro lado del agua que logró salvarse de la contaminación. Acomoda su sombrero piri y expresa que continuará hasta que pueda con su lucha en contra de las industrias que quieran transgredir las normativas. Fija la mirada hacia una construcción, también cerca de la laguna. Concluye firme y segura: "Aquel proyecto de matadería debe saber que si no cumple con las normas también le daremos la bienvenida no muy grata".

Fuente: UH