-->

La Caporal, el emprendimiento que nació tras las rejas y ayuda a 500 internos

Transcurría el año 2012 cuando La Caporal, un negocio de artesanía paraguaya, daba sus primeros pasos en la cárcel del Buen Pastor, involucrando inicialmente a 50 mujeres privadas de su libertad.

Atuendos en tejidos, tazas, arte en cuero, mueble de palets u objetos decorativos forma parte de la amplia gama de artículos que fue incorporando año tras año, logrando también incrementar la cantidad de internos interesados en trabajar.

A ocho años de su inicio este negocio da esperanzas a más de 500 mujeres y hombres recluidos en los diferentes centros penitenciarios del país.

Los productos elaborados se exhiben en eventos nacionales, internacionales, congresos y exposiciones.

la caporal artesanía

Uno de los trabajos realizados por manos de personas privadas de su libertad.

Foto: Gentileza.

Por esta iniciativa, su fundadora, Jemina Jacquet, quien guardó prisión desde el 2010 y en mayo consiguió su libertad condicional, llegó como finalista del concurso Entrepreneurship World Cup 2020 (Copa Mundial de Emprendimiento 2020), a celebrarse el 5 de agosto.

La Caporal cuenta con una tienda física sobre la calle Esculies casi avenida Félix Bogado y el sitio web lacaporal.com, donde tiene muestras de los productos vigentes.

Jacquet realizó dentro del penal cursos de elaboración de artesanías en el marco del proyecto Kuña Katupyry que ejecutó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) mediante un acuerdo con el Ministerio de Justicia, el Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA).

Se especializó en técnicas de tejido tradicionales de ñanduti, ao po'i y encaje ju. También adquirió estudios de emprendedurismo con patrones de producción, plan de negocios e impacto comercial y social.

Fuente: UH