-->

Internados por Covid empiezan a desbordar el Hospital de Itauguá

En agosto, al parecer, todas las oportunas medidas, tomadas de forma temprana y celebradas a nivel global están siendo borradas del mapa de los recuerdos por el insaciable avance del nuevo coronavirus.

Los números hablan por sí solos: De 59 hospitalizados, al 1 de agosto, se pasó a 266 hasta el pasado lunes (ver infografía). Mientras que en ese mismo lapso se pasó de 12 a 66 internados en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI).

De acuerdo con los datos oficiales proporcionados por el Ministerio de Salud Pública (MSP), en los últimos quince días la hospitalización por Covid-19 o sospecha se triplicó. En tanto que en UTI, hubo una duplicación de casos.

Esto empieza a mostrar la peor cara del Covid. Lo que se supone inevitable y que ya atravesaron países en el Hemisferio Norte y lo que padecen, desde hace unos meses, los vecinos de la región.

Los pacientes respiratorios ya colapsaron un sector del hospital modular construido en el predio del Hospital Nacional de Itauguá. Hasta allí llegan enfermos de todos los rincones del país.

"Vamos a tener que extender la unidad Covid. Estamos al tope. Ahora mi equipo está viendo un área para casos sospechosos", contó la Dra. Yolanda González, directora de ese centro asistencial.

Las 68 camas simples del hospital modular en Itauguá ya están repletas. No queda lugar. Donde sí, hasta ayer de tarde, quedaban 11 camas disponibles (de 52) era en el bloque UTI. Y esto obedece a las bajas que se registran a diario, con un promedio que va de cuatro a cinco fallecimientos por día, desde que inició este aciago mes.

De los que están en sala común, 47 pacientes son Covid positivo. El resto aguarda confirmación. Este es otro inconveniente que tienen en Itauguá, donde aún están peleando por contar con un laboratorio propio. Solo procesando las muestras tendrán más rápido los resultados para hacer la separación oportuna: a los negativos de los positivos.

La directora dice que más de 100 pacientes respiratorios reciben por día; de los cuales 20% va a internación. "Los otros son derivaciones de otros hospitales. Acordate que esas consultas son solo de zonas aledañas; el resto ingresa directo en mal estado", recalcó.

En Itauguá reciben enfermos de todos los polos; incluso de hospitales regionales, ya sean cuadros de Covid agravados o pacientes de otras patologías que contrajeron el virus estando internados.

LLEGAN TARDE

Cerca del 80% de los decesos por este mal se produjeron en agosto. El Dr. Roque Silva, director de la XI Región Sanitaria, reveló ayer que casi el 30% de los pacientes con Covid mueren antes de pisar la terapia intensiva. Esto pasa –dijo– porque las personas llegan a la asistencia con los pulmones deteriorados. "Estos pacientes que no llegan a terapia son los que fallecen en sala común porque ya llegan en muy mal estado. Mientras tenemos el diagnóstico de Covid-19 tratamos un cuadro respiratorio y muchas veces es muy difícil trasladarlos porque hay que estabilizarlos y el daño a nivel pulmonar ya es muy importante", explicó.

Ante el menor de los síntomas respiratorios, insta a la gente a consultar para evitar complicaciones.

Recibimos pacientes de todo el país, ya rebosamos. Pedimos que se construya otro modular; o si no hay que invadir otras zonas del hospital. Dra. Yolanda González, directora del Hospital Nacional.

Sin camas UTI, aumentarán decesos
De mantenerse el actual ritmo de contagio, para el 30 de agosto el país se quedaría sin camas de terapia intensiva y hacia finales de setiembre entrante se tendría un promedio de 53 muertes por día.
Esto es lo que dice un estudio proyectivo sobre Paraguay realizado por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME, en inglés) de Washington, Estados Unidos. "Si todo sigue igual, nos vamos a quedar sin camas en terapia; el 11 de setiembre va a ser nuestro pico de infección, con 13.000 casos activos, y que el 27 de setiembre vamos a tener a 53 personas muriendo por día", resumió la Dra. Lorena Fontaclara, terapista del Hospital de Clínicas y Hospital General de San Lorenzo (Calle'i), en base a la proyección del IHME. Este instituto basó su cálculo en los datos oficiales sobre disponibilidad de camas, muertes diarias y el ritmo actual de contagios. "Urge que de aquí a tres semanas cambiemos el rumbo, ya no podemos esperar. No podemos esperar mucho", sostuvo Fontclara, quien no perdió ocasión de reclamar al Ministerio de Salud que se garantice la sostenibilidad de los insumos de protección personal.

Fuente: UH