-->

Imponente laguna en barrio Tacumbú rodeada de basura

A medida que los transeúntes avanzan por los sinuosos pasillos, el hedor es más intenso. Hay un colapso de basuras en el cuerpo de agua. Desde botellas de plástico hasta heladeras viejas son depositadas en la ribera, rodeada por una gran vegetación.

Los residuos sólidos no son los únicos contaminantes. Los desagües cloacales también contribuyen. "Los que no tienen pozo ciego instalan su cañería para que vaya directo al agua", comenta un poblador del lugar.

En el área, de difícil acceso, no cuentan con contenedores para basuras y menos con servicio de recolección.

En el último censo realizado, para acceder a energía eléctrica, se contabilizó un total de 25 hogares. Pero ahora deben ser muchas más casas, estima Sandra Cortesi, pobladora de la calle 20 Proyectada y ex representante de la comisión vecinal.

La venta de drogas es otro flagelo que preocupa a todo el barrio. Como comisión gestionaron instalación de cámaras y algunas mejoras en la infraestructura, sin embargo, afirman que necesitan un apoyo sostenido por parte de las autoridades, tanto en lo social como en lo ambiental.

Proyectos. Desde la época del ex intendente Carlos Filizzola aparecen proyectos para revitalizar el lugar. Sin embargo, todo queda en anuncios. Cortesi relata que sueñan con un empoderamiento de la comunidad como fue posible en el barrio San Jerónimo. En el 2017 volvió a cobrar fuerza un plan para convertir el sitio en un corredor verde. Proyectaban desde cliclovías hasta anfiteatro, pero hasta ahora solo figura en papeles.

El actual director general de Desarrollo Urbano de la Comuna, Julio Ramírez, señaló que para avanzar se necesita un acuerdo con el Ministerio de Defensa porque la zona a ser intervenida está a nombre de dicho ente. "Y hay que ver", señaló al ser consultado sobre cuándo se daría alguna reunión para avanzar en un acuerdo.

Otra perspectiva. Como un contraste al daño ambiental, en la zona también existe un predio, administrado por un grupo religioso, para apreciar desde una cierta altura la privilegiada vista de lo que alguna vez fue el cerro Tacumbú, explotado para cantera y desde donde surgió la verde laguna. Al espejo de agua le rodean vegetaciones, desde cactus hasta lapachos, que empiezan a florecer y a crear una perfecta fusión de colores. De fondo se visualiza la ciudad y casi al final del paisaje aparece el río Paraguay.

Un cerro mutilado
El cerro Tacumbú fue destruido para utilizar su piedra basáltica en la construcción de empedrados en Asunción. La forzosa tarea la hicieron presos políticos en la época del dictador Alfredo Stroessner, entre las décadas del 50 y 70. Tras la mutilación quedó una cantera en donde surge la laguna.

A pesar de toda la basura, aquí abundan peces como tilapia. También hay yacaré y muchas aves.
Darío Espínola,
poblador.

Faltan proyectos sociales porque hay mucha inseguridad, y ambientales por el problema de mala gestión de basura.
Sandra Cortesi,
Comisión Vecinal

Fuente: UH