-->

Hallan 13 delfines muertos tras el derrame de petróleo en costa de Mauricio

Los vecinos de la región de Grand-Sable vislumbraron los cadáveres de seis delfines a primera hora de la mañana en la playa, pero vieron más cuerpos flotando en el mar. A mediodía, las autoridades aseguraron que suman 13 los mamíferos marinos sin vida.

«Se debe, sin duda, a la toxicidad del agua», concluyó el oceanógrafo Vassen Kauppaymuthoo, en declaraciones al diario local portal Le Mauricien.

Kauppaymuthoo señaló que los hallazgos son «solo el comienzo» de las consecuencias que va a dejar elvertido de petróleo del granelero japonés MV Wakashio, de bandera panameña, que embarrancó el pasado 25 de julio en los arrecifes de Pointe-d’Esny, en el sureste de la isla.

«Los productos tóxicos que han contaminado el mar son un veneno muy poderoso. Es probable que haya varios efectos a largo plazo para toda la biodiversidad marina», alegó el experto marino.

Greenpeace África corroboró que cuatro delfines murieron y otros cuatro están heridos, aunque fuentes de la organización aseveraron a EFE que están siendo cautos y sospechan que la cifra es mayor.

«Este es un día profundamente triste y alarmante para el pueblo de Mauricio y para su singular biodiversidad, conocida y apreciada por la comunidad internacional», alegó el director de campañas de clima y energía para Greenpeace África, Happy Khambule.

Los cadáveres de los cetáceos han sido llevados al Departamento de Pesca para determinar la causa de la muerte, pero a la mayoría de ecologistas y activistas no les cabe duda de que es por el vertido.

«Hunden proa de barco que derramó combustible en la costa de Mauricio»

Todavía se desconoce si este accidente, que ya constituye el peor desastre ecológico en la historia de Mauricio, se debió a un fallo mecánico o a un error humano, dada la cercanía a la costa con que navegaba esta embarcación de unos 300 metros de eslora.

En el momento del accidente, el MV Wakashio, que viajaba de China rumbo a Brasil, no transportaba carga, pero se estima que aún llevaba más de 200 toneladas de diésel y 3.800 de fuel para consumo propio.

El barco se partió en dos, lo que aumentó el miedo a que provocara una catástrofe todavía mayor. En un dispositivo que empezó el pasado día 19, dos barcos arrastraron la proa del granelero unos 15 kilómetros mar adentro, para ser completamente hundida este mismo lunes a unos 3.180 metros de profundidad en el océano Índico.

La popa del MV Wakashio, por contra, continúa varada en los arrecifes de Pointe-d’Esny.

La semana pasada, la Policía de Mauricio detuvo al ciudadano indio Sunil Kumar Nandeshwar, capitán del barco, y a su segundo, el esrilanqués Tilakara Ratna Suboda, acusados de «poner en peligro una navegación segura» y quienes se personaron ayer ante un tribunal.

Ambos efectuaron una comparecencia de trámite ante el Tribunal de Port-Louis, capital mauriciana, que los mantuvo en prisión preventiva hasta el próximo 1 de septiembre, cuando deberán acudir de nuevo a la corte.

La zona del derrame es una región de arrecifes de coral -que llevaban unos quince años rehabilitándose-, así como un área rica en diversidad marina y terrestre, con importantes reservas naturales a pocos kilómetros.

Este desastre medioambiental representa un duro golpe para la economía de Mauricio, isla de poco más de un millón de habitantes situada en el océano Índico al este de Madagascar y muy dependiente del turismo.

Fuente: EFE

Fuente: UH