-->

¿Cuánto más aguantará la billetera de papá Estado?

Cuando empezó la cuarentena total muchos pensamos que esto duraría solo entre 15 y 40 días. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo no hay un panorama claro de cuándo se podrán retomar con normalidad las actividades a las cuales estábamos acostumbrados.

Ante esta realidad, los empresarios y analistas económicos plantean retomar las actividades productivas, tomando todas las precauciones, a la par que las autoridades sanitarias buscan una medicación apropiada o una vacuna para inmunizar a la población.

La reciente decisión del Gobierno de decretar una nueva cuarentena en Alto Paraná alertó a empresarios y economistas de que la pandemia se extenderá un poco más y que era necesario armar estrategias para mantener las actividades laborales y, al mismo tiempo, cuidar a los trabajadores y a la población en general.

El gran inconveniente es que las familias y las empresas ya no cuentan con recursos para quedarse inactivas, sin producir ni generar ingresos.

Esto obligó al Estado a pedir el tratamiento urgente de la ley denominada Pytyvõ 2.0 para llevar un poco de ayuda a los trabajadores afectados por el cese de las actividades comerciales en las ciudades fronterizas, y especialmente Ciudad del Este.

El gran problema radica en que el Estado tampoco cuenta con recursos para subsidiar a los trabajadores y a las empresas. Para hacer frente a estas demandas se están tomando multimillonarios créditos, incluso más allá de la capacidad de pago que tiene actualmente el Tesoro público.

El economista Manuel Ferreira sostiene que para mantener un régimen de cuarentena "hay que tener billetera" y tal parece que al Estado la billetera ya se le está rompiendo y no puede seguir tomando préstamos para dar subsidios de manera indefinida a los sectores afectados por la pandemia.

La Cepal también emitió un último informe sobre el efecto del Covid-19 en el aumento de la pobreza. Ya es irreversible que esta situación generará un mayor número de pobres en todo el mundo, pero tendrá mayor impacto en los países latinoamericanos. Para el Paraguay pronostican un ligero aumento de la indigencia.

Esta organización sostiene que para encarar los planes de reactivación de la economía es necesario controlar la expansión de la pandemia, en el sentido de que los contagios y los decesos ya no sigan aumentando, sino que se estabilicen y mejor aún si empiezan a disminuir.

Para los empresarios locales esto es muy optimista y, en cambio, plantean encarar acciones para mantener las actividades económicas y, al mismo tiempo, combatir la enfermedad.

Para ello plantean extremar las medidas preventivas a fin de evitar el contagio en los lugares laborales, los medios de transporte y en los encuentros sociales.

Así como están las cosas, la población deberá acostumbrarse a convivir con la pandemia tomando las previsiones e incluso las autoridades sanitarias deberían dar orientaciones relacionadas con la alimentación, higiene, consumo de vitaminas, entre otros, con el fin de aumentar la inmunidad de las personas.

Esto, en el sentido de qué tipo de alimentos o suplementos nutricionales son recomendados para mejorar la defensa de las personas.

En la lucha contra esta pandemia hay que sumar todo lo que ayude a hacerle frente y disminuir su efecto en la población. En ese sentido, las iglesias cristianas pueden tener un papel fundamental, pues la fe en situaciones como esta ayuda a elevar la confianza y la esperanza de la gente. Una población que ya no tenga fe de que la situación va a mejorar corre mayor riesgo a desanimarse, deprimirse y con ello baja el nivel inmunológico, convirtiéndose en presas fáciles del coronavirus.

Fuente: UH