-->

Analistas alertan sobre deterioro y urgen acciones para salvar economía

"Ritmo acelerado de deuda debe corregirse en próximos años"

Patricia Goto, economista de la consultora CPA Ferrere, señaló que el Gobierno de Mario Abdo Benítez enfrentó dos primeros años de un escenario económico bastante complejo, con base en cuestiones exógenas, pero consideró que tuvo las herramientas para actuar.

Indicó que la fortaleza macro construida en años anteriores sirvió para amortiguar las crisis, pero que se plantean desafíos importantes desde 2021 para adelante. "La realidad nos muestra que el espacio está agotado, tanto en el frente fiscal como en el frente monetario, siendo mucho más preocupante la situación fiscal", aseguró en una entrevista concedida a Última Hora.

Añadió que el actual ritmo de endeudamiento es insostenible y se debe desacelerar. "No estamos diciendo que la deuda no debería continuar o que es algo perjudicial, sin embargo, este ritmo acelerado va a tener que ser corregido en los próximos años, para que esto no genere problemas de sostenibilidad", manifestó.

Indicó que el Gobierno tendrá que fomentar el crecimiento económico con un condicionante significativo: los recursos más escasos. "Para ello, hay un tema que es clave, recuperar la credibilidad. Tenemos una Ley de Responsabilidad Fiscal que fue nuestra ancla, gracias a ella hemos ganado cierta disciplina en los últimos años, pero nos hemos desviado de la meta", dijo.

Calificó como necesario que las autoridades demuestren que se pretende retomar la convergencia hacia el equilibrio fiscal y que esto será fundamental para alinear nuevamente las expectativas, sobre todo de los inversores extranjeros.

Igualmente, explicó que la pandemia generó una situación extrema con consecuencias bastante severas para la economía. "Se debería tratar que estos efectos sean lo más transitorios posibles y no sean cuestiones permanentes, de eso van a depender los próximos años. En la medida en que se pueda sostener el empleo y dar oxígeno a empresas, va a llevar menos tiempo la recuperación", comentó.

"Cómo financiar el futuro es la pregunta que nos queda hoy"

Durante el espacio Plaza Pública Dende, en el que diversos analistas evaluaron la gestión del Gobierno, Manuel Ferreira, ex ministro de Hacienda, señaló que en los últimos años se evidenció una situación compleja y difícil en términos económicos, sobre todo durante la pandemia, lo cual llevó a un cambio de preferencias en los agentes económicos, con una valoración importante de los gastos básicos y una menor demanda, entre otros aspectos.

Manuel Ferreira B., ex ministro de Hacienda.

Manuel Ferreira B., ex ministro de Hacienda.

Foto: Archivo ÚH.

Ferreira comentó que la autorización de la conocida como Ley de Emergencia, de asumir compromisos de hasta USD 1.600 millones, derivó en un incremento pronunciado de la deuda pública total, que llegó a USD 10.800 millones. "Cómo vamos a financiar el futuro es la pregunta que nos queda hoy, cómo vamos a crecer de aquí en adelante", enfatizó.

Comentó que Paraguay ha tenido ritmo de aumento del producto interno bruto (PIB) del orden de 4% en años anteriores, pero que la situación actual es extremadamente compleja y preocupante en general. "Nos encontramos con una deuda de 30,7% del PIB y un producto (economía) que se ha deteriorado", indicó, al tiempo de resaltar que existe todavía una gran incertidumbre.

Asimismo, el ex titular del Fisco aseguró que el modelo con el que funcionaba el Estado, de gasto corriente financiado con los ingresos corrientes, tanto tributarios como no tributarios, y gasto de capital o de inversión a través de deuda "parece haber llegado a su fin mucho más rápido" de lo que se creía.

Abogó por repensar el sistema de administración pública y enfocarse a bajar los niveles de evasión, corrupción y gasto ineficiente. Advirtió que tanto empresas como personas seguirán con problemas y riesgo de convertirse en "cadáveres" financieros. "Es momento para repensar mucho el país y uno de los problemas que más veo del Gobierno es que escucha mucho, pero parecería ser que no hace, al final, las cosas que debería en ciertos campos", evaluó.

"Más que avanzar, hemos retrocedido en la imagen país"

Para Amílcar Ferreira, analista económico, la gestión de Mario Abdo Benítez no pudo corregir la debilidad de las instituciones, lo cual Paraguay necesita en este momento de su historia para alcanzar el grado de inversión, que todavía no es otorgado por calificadoras de riesgo.

Amílcar Ferreira, analista económico.

Amílcar Ferreira, analista económico.

Foto: Archivo ÚH.

"Si nosotros no damos ese paso de fortalecimiento institucional, no vamos a avanzar y simplemente vamos a ser un país que sigue jugando en segunda división", manifestó en una entrevista concedida a Última Hora. En ese sentido, detalló la amplia diferencia que existe en los montos de inversión extranjera directa (IED) registrados en Paraguay con los de otros países de la región, como Uruguay, Perú y Chile, por citar ejemplos.

Indicó que elevar la inversión es fundamental, debido a que el producto interno bruto (PIB) local no tiene, al menos de momento, otra manera de expandirse. "No vamos a crecer por esa vía si es que no avanzamos decididamente en un proceso de fortalecimiento institucional y nos convertimos en un país serio en ese aspecto", refirió.

Desde su óptica, la actual administración del país "se hundió en una maraña de corrupción desde su inicio hasta ahora" y esto generó una mala imagen. "Más que avanzar, hemos retrocedido en términos de la imagen país y eso ha debilitado también al propio Gobierno", comentó.

Consideró que, con base en los resultados, se está encaminando un quinquenio que corre el riesgo de "simplemente ser intrascendente". Por otra parte, manifestó que hay un deterioro de la economía ante situaciones no atribuibles a las autoridades, aunque hizo hincapié en que hubo "intentos de corrupción muy graves", por ejemplo, en el manejo de los recursos de salud en la pandemia, lo cual generó un ambiente de desconfianza.

Como medida urgente, habló de la necesidad de realizar una reforma eficiente tanto del servicio civil en el Estado como del mecanismo de las compras públicas, para así equilibrar "un barco que está como el Titanic».

Fuente: UH