-->

Justicia abre investigación por expedición de acta de defunción falsa

La supuesta muerte de Hernandes Oliveira da Silva fue certificada en un acta firmada por el oficial del Registro Civil de la 5ª sección, Claudio Roberto Irigoitia Fernández, sin embargo, el supuesto fallecido fue detenido el viernes pasado en Uruguay.

Julio Careaga, director de Asuntos Internos y Anticorrupción, explicó que, de acuerdo con las primeras averiguaciones, el oficial del Registro Civil manifestó que se trataría de una falsificación de su firma y que dentro del libro que maneja no existe la expedición del acta.

Brasileño simuló su muerte en Paraguay para escapar de causa en su país

Dijo que la investigación es aún incipiente y se trabajará para conocer la eventual responsabilidad interna en la expedición del acta de defunción.

La Dirección del Registro del Estado Civil realizará una denuncia ante el Ministerio Público a fin de que se pueda realizar el peritaje correspondiente, ya que la firma es muy similar a la del oficial, informó el Ministerio de Justicia.

El caso

El brasileño Hernandes Oliveira da Silva, buscado por la Interpol por el asesinato de tres personas y tráfico de drogas, fue arrestado el viernes pasado en Montevideo, Uruguay, con documentos falsos.

Habría simulado su muerte en nuestro país el pasado 22 de junio, e incluso se pagó un espacio en la sección de servicios fúnebres de un medio de comunicación local. Según Radio Cultura Foz, se confeccionó una lápida en un cementerio y la documentación de defunción por insuficiencia respiratoria en Asunción.

La búsqueda de Mike guarda relación con el homicidio del ex policía Samir Skandar y el portero Alvari de Paula Silva, en noviembre de 2019, como también se lo acusa de ordenar la muerte del serbio Marjan Jocic. Así también, habría estado metido en el tráfico internacional de drogas.

El detenido le había dado la orden a Samir de secuestrar y matar a una persona de nombre Road Runner, pero este no lo hizo. Este hecho habría levantado sospechas y fue entonces cuando descubrieron que el hombre era un oficial de Policía.

El principal sospechoso de ejecutar la muerte de Samir y su empleado Alvari fue el serbio identificado como Marjan, quien días después fue hallado muerto en un lago.

Fuente: UH