-->

Ex ministro plantea ampliar subsidios y préstamos del Tesoro a mipymes

Para el directivo de Dende, es fundamental que los programas de subsidios a trabajadores formales e informales continúen en sectores golpeados como la gastronomía, hotelería, eventos y comercios de fronteras. Para esto, el Parlamento debe ampliar la duración de estos regímenes, ya que la Ley de Emergencia establecía la posibilidad de solamente dos pagos.

Señaló que el Equipo Económico debe pensar en subvenciones en versiones mejoradas y focalizadas en rubros que, pese a la cuarentena inteligente, seguirán con problemas por el temor al contagio. Recalcó que podría pensarse en asistencias financieras o fiscales al menos hasta que las compañías reinicien sus actividades.

En ese sentido, planteó además que, como el otorgamiento de créditos tuvo muchos problemas y una gran cantidad de pequeñas empresas no consiguen financiamiento para subsistir, el Tesoro asista directamente con inyecciones monetarias a las mipymes.

"Quizá para pequeños empresarios se deben ver otros mecanismos. Puede ser un descuento impositivo o un préstamo sin intereses que haga directamente Hacienda y que se pueda devolver, por ejemplo, con pagos del IVA de forma mensual, en plazos de 5 años o más. La situación no está bien y hay que ser más creativos, aprender de la experiencia", expresó.

A su criterio, la reducción del 50% del IVA que hará el Fisco a empresas gastronómicas y de turismo es positiva, pero en el corto plazo el problema no son los impuestos, sino la falta de ingresos.

"Aliviana, pero no es lo suficiente. Lo que nos equivocamos en marzo, debemos corregir con un programa mejor diseñado", acotó Barreto.

El pasivo. El ex ministro sostiene que hay una mirada poco inteligente en las discusiones sobre la toma de nueva deuda para financiar la reactivación.

Indicó que si bien el crecimiento del pasivo debe contenerse en los años venideros con políticas de mejora del gasto y de los ingresos, la prioridad en estos momentos debe ser sostener a la gente.

"Me preocupa menos la deuda y más la gente, porque a la gente se le prohíbe trabajar por riesgo sanitario, pues entonces el Estado te tiene que dar apoyo. Si Hacienda dice que no hay plata, hay que obtener más deuda. No podemos entrar en discusiones de la deuda o si se tiene que echar funcionarios para ahorrar, hay que priorizar a la gente y los políticos deben tener eso en su agenda", manifestó.

En diversas bancadas de oposición en Senado, como el PLRA, PDP y Frente Guasu, no cae bien la idea del Ejecutivo de contraer nueva deuda y pidieron rediseñar el plan de reactivación. Aseguran que no hay garantías de que el efecto multiplicador llegue a la microeconomía y alertan sobre la sostenibilidad del pasivo.

El plan se presentaría esta semana
Según adelantó el viernes pasado el jefe del Equipo Económico, Benigno López, el plan de reactivación se presentará de forma oficial esta semana en el Congreso.
En el documento se incluirán el pedido de nueva deuda y el proyecto de ley para ampliar los pagos del Pytyvõ establecidos en la Ley de Emergencia. La citada legislación destina unos USD 300 millones para las subvenciones a los informales, pero estipula que solo se pueden hacer dos pagos (ver infografía).
También se tiene previsto presentar la nueva ley de responsabilidad fiscal.
El plan de reactivación contempla una inyección de USD 2.513,6 millones basados en tres ejes: protección social, inversión en obras y créditos para el desarrollo. De ese total, el Gobierno pretende endeudar al Tesoro por USD 350 millones y a la banca pública por USD 461 millones.

Fuente: UH