-->

Ciudadanos se levantan contra el “desgobierno” y la corrupción

Se declararon en paro indefinido, denunciaron la corrupción imperante en el país y exigieron saber el destino del préstamo de USD 1.600 millones de dólares que fue aprobado como fondo de contingencia para afrontar la pandemia.

Los manifestantes afirmaron que en un momento en que se vive una situación política extremadamente delicada, "el país tiene un presidente que no manda" y que el poder está en manos de otro que no es el presidente.

"Horacio Cartes hizo gala de su poder el lunes, mostrando quién manda en este país. Tenemos un presidente (Abdo) ausente en términos de liderazgo de poder ante una realidad política y social muy grave, no vemos otra salida", refirió Isidro Morel, uno de los dirigentes de la movilización.

Los ciudadanos se instalaron en la entrada del país, a unos 500 metros antes de llegar a la zona primaria. En el medio de la ruta instalaron una cruz donde colgaron los Judas Kái (muñecos alegóricos) con imágenes de los senadores Javier Zacarías Irún, Blas Llano, Juan Carlos Galaverna, Lilian Samaniego el presidente Abdo Benítez, su hermano ministro de Hacienda, Benigno López y la fiscala general del Estado, Sandra Quiñónez.

"Esto es una articulación de los diferentes sectores del microcentro y otros sectores sociales de Hernandarias, Presidente Franco y Minga Guazú, donde ante la acuciante situación de paro de la economía, que no es una cuestión casual, se moviliza. Entendíamos los primeros tres meses (de cuarentena), que tal vez fue necesario, que la gente cumplió con ese pedido que se documentó en un decreto, pero ahora es insostenible", añadió Morel.

Mencionó que se prometió muchas cosas a la ciudadanía, que mientras se los mantenía encerrados en sus casas se les iba a asistir, que se iba a tener el servicio de salud que se necesitaba para esta pandemia del nuevo coronavirus.

"Se pidió tiempo, se solicitó un crédito y ante la falta de atención real a la ciudadanía toda, que pacientemente estuvo esperando, hoy no da más. La gente está desesperada, presionada", remarcó.

Dijo que la gente está ante una situación financiera crítica, desempleado, sufriendo el cierre de su pequeña empresa, de su comercio.

"No se les permite trabajar, sin embargo, en contrapartida, y es lo que le irrita, ciertos sectores de la economía, que desde siempre fueron privilegiados y han tenido enormes ganancias en este país, siguen operando. Los bancos siguen funcionando, el puente se dice que está cerrado pero está abierto para los grandes, para la importación y la exportación", indicó.

Según Morel, la veda es para la clase trabajadora que está en el más absoluto estado de abandono.

En Asunción. La protesta se trasladó anoche a Asunción donde se realizó una ruidosa caravana desde la Costanera y terminó en el Panteón de los Héroes.

Con bocinazos, batucadas y petardos, la ciudadanía manifestó su descontento hacia las autoridades, exigiendo el fin de la corrupción y los privilegios, contra el mal gobierno. Cuestionaron "que siga el robo" y la incapacidad del gobierno para enfrentar la crisis educativa y sanitaria.

Cartes hizo gala de su poder el lunes, mostrando quién manda en este país. Tenemos un presidente (Abdo) ausente. Isidro Morel, dirigente.

La gente reconoce que se expone a contraer el coronavirus
Los organizadores de la protesta realizadas ayer en Ciudad del Este y anoche en Asunción admitieron que la ciudadanía entiende que se exponen a un gran riesgo para su salud al participar de la manifestación, pero subrayaron también que comprende que no le queda otro camino que salir a las calles a levantar la voz. "La gente ve que se siente abandonada, ante un desinterés total y ante esa desesperación, entendiendo que hay un decreto presidencial que prohíbe la aglomeración, y no solo por el decreto, si no que entendemos que realmente existe ese problema sanitario, que esto es un riesgo, pero al encontrarte entre la espada y la pared se toma algunas decisiones", indicó Isidro Morel, quien hizo de vocero de los sectores movilizados.
Aseguró que se trata una medida desesperada de la gente que esta presionada y ve en esta movilización una manera de sacar esa rabia contenida y sale a protestar.
Tanto en Ciudad del Este como en Asunción hubo una importante aglomeración de personas en un mismo sitio, lo que motivó que muchos sectores cuestionaran la violación del protocolo.

Fuente: UH