Sindicatos piden prórroga para iniciar mesa técnica sobre proyecto de carrera del servicio civil

Mediante una nota, integrantes del equipo técnico revisor del anteproyecto de ley de la carrera del servicio civil pidieron al vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, una prórroga de 8 días para iniciar reuniones en las que se analizará la futura normativa.

El equipo técnico dice necesitar más tiempo para tener mayores detalles de las observaciones y propuestas de los sindicatos del sector público interesados en el proyecto.

La intención es contar con un estudio pormenorizado de cada artículo y así tener la mayor información en cada caso, así también avanzar en las discusiones que se vayan dando en el equipo revisor.

Nota relacionada: Reforma estatal apunta a revertir malgasto de USD 1.500 millones

En el marco de una reforma estructural del Estado, el Gobierno inició un diálogo entre los dirigentes de gremios de funcionarios públicos. El inicio de una mesa técnica estaba previsto para este martes, pero debido al pedido se postergará hasta el próximo martes.

El anteproyecto de ley del servicio civil establece entre otras cosas que la única vía de acceso a la función pública será el concurso. Prevé además la duplicación de años para adquirir la estabilidad a 4 años condicionado a que el ingreso sea por concurso y evaluaciones objetivas de desempeño, en las cuales ninguna debe ser deficiente, además de aprobar un examen de conocimientos específicos a la función realizada.

Esta ley busca además potenciar la carrera del servicio civil, dando previsibilidad laboral y evitando los aumentos discrecionales. También limita a solo cuatro los cargos de confianza, que serán el de director de Administración y Finanzas, el director jurídico, el director de Gabinete y secretario general.

También puede leer: Reforma del Estado: Gobierno invita a centrales obreras a mesa técnica

El proyecto es una de las propuestas del Poder Ejecutivo que pretende el reordenamiento de gastos mediante la modificación del servicio civil, donde las remuneraciones representan un gasto de mala calidad del 1,1% del PIB.

Fuente: UH