Denuncian que líder religioso instaba a tomar pastillas abortivas a menores

"Una de las denunciantes indicó que les obligaba a consumir pastillas del día después, tres veces en un mes", explicó la agente del Ministerio Público que admitió que con el paso del tiempo, se tienen cada vez más elementos de sospecha contra el detenido.

El medicamento es utilizado para prevenir el embarazo después de que una mujer haya tenido relaciones sexuales sin protección o cuando ha fallado el método anticonceptivo.

Para hoy se espera que lleguen otras supuestas víctimas a relatar sus experiencias, lo que llevaría a una veintena de mujeres, que en el momento de lo sucedido habrían tenido entre 15 y 17 años.

Se tienen casos de parroquias de Lambaré, de Villa Elisa y también de Asunción.

Las primeras pesquisas revelan que el sospechoso llegaba a las parroquias, conformaba un grupo juvenil y cuando entraba en confianza, realizaba reuniones en su casa, con un grupo reducido, en su mayoría de chicas.

relato. Una de las mujeres que se presentaron como víctimas, entrevistada por Francisco Ortiz para NPY, señaló que el hombre supuestamente convocaba a su casa a una adolescente para cuidarlo, mientras su madre, que es enfermera, estaba de guardia en el hospital donde trabaja.

Según las denuncias, convencía a las adolescentes con el argumento que él estaba discapacitado y sufría convulsiones, por lo que precisaba de la caridad de las fieles.

Se presentaba a sí mismo como un Cristo roto a quien ellas deberían servir, indicó una de las denunciantes.

"Muchas arrebatadas de su dignidad y de su inocencia. Tengo compañeras que se quisieron guardar y él utilizaba las cosas de Dios para sus beneficios", afirmó.

El sospechoso fue detenido el pasado martes, en su casa de Lambaré. La fiscala Torres lo imputó por coacción sexual y violación y pidió su prisión.

Congregación se desmarca del caso
El padre Osvaldo Duarte Ramírez, provincial de la Congregación de los Misioneros Redentoristas, a través de un comunicado, expresó que el grupo creado por el ahora detenido no tiene ningún vínculo jurídico ni eclesiástico con la congregación que preside.
"Es un laico que ha tenido iniciativa por cuenta propia e independiente de toda estructura eclesial", se lee en parte del comunicado.
Por su parte, la abogada Angelina Luna explicó que desde el año 2010 se tienen protocolos para actuación en este tipo de casos y que actualmente, se está trabajando en la reestructuración del mismo. El borrador sería presentado en julio de este año a las autoridades de la Conferencia Episcopal Paraguaya.

Fuente: UH