Secretos de famosos en peligro tras hackeo de sitio de firma de abogados

Allen Grubman es uno de los abogados más prestigiosos de Hollywood, conocido por trabajar con celebridades como Lady Gaga, Elton John o Barbra Streisand. El sitio web de su firma, Grubman Shire Meiselas & Sacks, fue hackeado por piratas cibernéticos que piden USD 21 millones a cambio para no revelar información personal de sus clientes.

El grupo de hackers asegura que tiene en su poder 756 gigabytes de datos, que incluye contratos y correos electrónicos personales. Como prueba y amenaza para el estudio jurídico, difundieron en redes sociales la captura de pantalla de un supuesto contrato que pertenece a Madonna, de acuerdo con una publicación de Todo Noticias.

Puede leer: La ciberdelincuencia, la otra cara de la pandemia que afecta al planeta

Según medios estadounidenses, el FBI ya estaría detrás del caso. Por su parte, la firma manifestó a través de un comunicado que ya informaron sobre la situación a sus famosos clientes. Aseguran además que están trabajando en ello las 24 horas y que contrataron a expertos para solucionar el problema.

«Podemos confirmar que fuimos víctimas de un ataque cibernético. Lo hemos notificado a nuestros clientes y a nuestro personal. Hemos contratado a los expertos mundiales que se especializan en esta área, y estamos trabajando las 24 horas para abordar estos asuntos», refiere la misiva.

Lea también: Zoom se actualiza para responder a críticas de seguridad

Entre los músicos y cantantes representados por la firma figuran Barry Manilow, Rod Stewart, Lil Nas X, The Weeknd, U2 y Drake. Asimismo, Grubman Shire Meiselas & Sacks asesora a actores como Priyanka Chopra, Robert De Niro y Sofía Vergara. También tiene como clientes a deportistas como LeBron James y Mike Tyson.

Por último, la noticia señala que los hackers se conocen como REvil o Sodinokibi. En ese sentido, se trataría de los mismos que ya habían atacado en enero a Travelex, una compañía de cambio de divisas. También habrían resultado víctimas HBO, Zoom y el sistema judicial de Texas, según explicó un vocero del estudio de Grubman.

Fuente: UH