-->

Los tapabocas reutilizables: ¿Cómo cuidar y desinfectarlos?

Con el uso obligatorio de tapabocas al circular por espacios públicos, se volvió una forma de subsistencia y facilidad para el paraguayo optar por la fabricación casera y confección comercial de los tapabocas reutilizables.

Ello, debido a que se buscó racionalizar y limitar el uso de los barbijos quirúrgicos para el personal de blanco, especialmente el N95, por su eficacia para cubrirlos de la exposición al virus.

Carlos Morínigo, coordinador del aislamiento del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente (Ineram), comentó a Última Hora que su utilización está aconsejada siempre y cuando se cumplan con ciertas reglas de cuidado.

La higiene de las manos es el primer paso obligatorio. Como todo lo que hace nuestra rutina, el colocar un tapabocas no está exceptuado del listado de ocasiones en que es preciso ir a un lavamanos en busca de agua y jabón.

Puede interesarte: ¿Cómo colocar, usar y desechar un tapabocas?

El aseo correcto disminuye las posibilidades de contaminación de las telas, ya que las manos en contacto con otras superficies son conductos de ingreso del virus y bacterias al cuerpo.

Para colocarlo en el rostro es importante no tomarlo desde la parte frontal sino desde las gomas y/o hilos que se encuentran a los costados.

Una vez puesto es importante chequear que cubra desde el puente de la nariz hasta debajo del mentón. Es necesario asegurar no dejar espacios ni huecos que propicien la entrada del virus.

Tapabocas reutilizables – Carlos Morínigo.

¿Cómo se higieniza?

El doctor Morínigo hizo hincapié en que el tapabocas solo debe ser manipulado cuando dejará de ser utilizado. Es decir, se debe evitar al máximo llevar las manos al rostro cuando lo llevamos puesto.

En ese sentido, señaló que el hablar mucho disminuye su tiempo de uso, ya que al humedecerse dejan de ser efectivos y deben ser cambiados.

"Debo retirarlo de atrás para adelante sujetándolo por la goma. Cuando me he quitado el tapabocas puedo depositarlo en una bolsa personal para ir a lavarlo en mi casa", explicó. El lavado de manos tiene que volver a realizarse una vez concluido este procedimiento.

Lea también: Prevenir para cuidarnos: ¿cómo higienizamos nuestros hogares?

El médico detalló que la higienización del tapabocas se hace con agua a temperatura normal o caliente, a unos 70º. Con ayuda del jabón se lo desinfecta correctamente, se enjuaga y se lo lleva a secar.

"Cuando se seca le pasas una plancha bien caliente y ya está listo para su uso otra vez", precisó al tiempo de recalcar que es necesario siempre contar con otros de reserva cuando se va a estar mucho tiempo fuera de la casa.

¿Qué no debo hacer con el tapabocas?

Al ser un elemento cuya función principal es servir de barrera protectora para el aislamiento de las gotas que se despiden al hablar, estornudar o toser, es preciso no dejarlo expuesto en cualquier sitio.

tapabocas 2

Los tapabocas de tela deben ser cambiados una vez que estén húmedos.

Foto: Pixabay.

La contaminación del tapabocas no se da solo con nuestras propias secreciones, sino que también pueden recoger las que se encuentran en otras superficies si se dejan reposar.

"Siempre tenemos que tener un reservorio, una bolsita donde depositar el tapabocas y luego de eso siempre el lavado de manos", recomendó Morínigo.

Definitivamente, acomodarlo todo el tiempo, jalarlo y dejarlo por debajo de la nariz o quitárselo por completo de la cara y ponerlo bajo la barbilla pueden catalogarse casi como "crímenes" en el uso de este elemento.

Nota relacionada: ¿Cómo proteger a los niños del coronavirus?

A esta lista, como era de esperarse, también se suma la "costumbre" de dejar el mentón expuesto. La indicación es siempre cubrirlo por completo, lo que también debe aplicarse a la nariz.

El uso correcto del tapabocas solo forma una parte del cuidado completo que se debe tener, es importante para sumar a su eficacia combinarlo con medidas, como lavarse las manos y respetar el distanciamiento social.

¿Es preciso optar por protección extra?

El especialista fue contundente al decir que las medidas extras de seguridad por parte del "ciudadano común" no son necesarias.

Es decir, los óculos y guantes deben ser solo en escenarios específicos y de uso obligatorio para los profesionales de la salud.

Días atrás, la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejó el uso de cabinas de desinfección debido a los efectos nocivos de los productos químicos que son utilizados.

En un comunicado refirió que sus composiciones pueden causar irritación en la mucosa, la piel, los ojos, el sistema digestivo y las vías respiratorias.

Entre los reactivos que lo componen están el amonio, cloro, peróxido de hidróxido, alcoholes y glutaraldehído, este último utilizado mayormente para la desinfección de equipos médicos, odontológicos y de laboratorios.

Así también, la OMS alertó que dicho artefacto lo que puede ocasionar también es la dispersión involuntaria del virus.

Fuente: UH