Escuelas sin abrazos y filas en los comercios, para ensayar la salida del confinamiento

Berlín – Alemania

El paisaje urbano en la capital alemana cambió drásticamente en los últimos siete días.

Luego de que el Gobierno anunciara que desde el 20 de abril se permitiría la reapertura de comercios en superficies no superiores a los 800 metros cuadrados y que se reanudarían las clases desde el 4 de mayo, la población de Berlín inundó las calles y se abocó a la tarea de comprar desde tapabocas hasta artículos de electrónica, mientras los estudiantes empiezan a rendir los exámenes finales y se preparan para el ingreso a la universidad.

Zonas de alto movimiento comercial, como las avenidas Kurfürstendamm y Schlossstrasse o los alrededores de la plaza Alexanderplatz, experimentaron un importante incremento en el tráfico de personas y vehículos desde el jueves pasado, al tiempo que los negocios empezaron a reabrir sus puertas tras el mes y medio de cierre dispuesto entre las medidas de contención del Covid-19 en el país.

Escuelas Alemania 2.jpg

Los centros comerciales disponen espacios diferenciados para el ingreso y salida de clientes, mientras que los funcionarios cuentan la cantidad de personas que ingresan por vez.

Foto: Marta García

Para evitar las aglomeraciones en los recintos berlineses, se estableció que se puede dejar ingresar a una persona por cada 20 metros cuadrados, lo cual lleva a los locales a restringir la permanencia de hasta dos o cinco clientes al mismo tiempo en los sitios más pequeños y un máximo de cuarenta, en los de mayor tamaño.

Esta medida generó largas filas en las afueras de los comercios, con alta demanda especialmente en las tiendas de artículos deportivos, de electrónica y prendas de vestir, aunque también en entidades financieras.

Escuelas Alemania 3.jpg

Los locales comerciales pueden recibir a solo una persona por cada 20 metros cuadrados, motivo por el cual hay negocios que pueden atender hasta a solo dos clientes al mismo tiempo.

Foto: Marta García

El sistema educativo, por su parte, está empezando a vislumbrar estrategias para abandonar el trabajo virtual como la única opción para continuar con la instrucción de niños y adolescentes.

El Senado de Berlín compartió días atrás un plan higiénico a ser implementado en escuelas y colegios, a fin de garantizar que las medidas de prevención de los contagios se sigan aplicando una vez que las aulas vuelvan a ser habitadas.

Las medidas se dirigen a las actividades que se desarrollen en las salas de clase, en los baños, durante los recesos y en la práctica de deportes. En todo momento, se debe mantener el distanciamiento de un metro y medio como mínimo entre las personas, se prohíben los abrazos y los apretones de manos, así como otras formas de contacto físico.

El lavado de manos se debe efectuar luego de usar el transporte público, de tocarse la nariz, de apoyarse en el pasamanos de las escaleras, de abrir las puertas, tras ponerse y sacarse las mascarillas, y antes y después de comer.

Los docentes están a cargo de la vigilancia del cumplimiento de estas medidas entre los estudiantes y se procederá a la desinfección de las manos en caso de que no se siga el lavado correcto o los niños no quieran hacerlo, agrega la guía.

Escuelas Alemania 4.jpg

Los malls en Berlín mantienen la prohibición de permanecer en los interiores para fines distintos a la compra de productos. El acceso a sillones y espacios de esparcimiento sigue bloqueado.

Foto: Marta García

Los recintos deben asegurarse de que los baños cuenten con jabón, toallas y papel higiénico, y la superficie de los muebles debe limpiarse con frecuencia. Se recomienda que las pausas se realicen por grupos, no todos al mismo tiempo, y los deportes solo podrán practicarse al aire libre.

En las aulas, se prevé limitar la cantidad de estudiantes a 10 o 15 en cada una, motivo por el cual se analiza la posibilidad de dividir los grupos para que asistan de manera intercalada y en la semana en que no se acude a la escuela, seguir con la modalidad de clases virtuales.

Se opta por evitar los ensayos de los coros y ante la aparición de mínimos síntomas de gripe o resfrío, se dispone la cuarentena domiciliaria tanto de estudiantes como de docentes y otro personal de las instituciones, mientras que los grupos de riesgo están exentos de retornar a las clases.

Escuelas Alemania 5.jpg

Los descuentos y otras promociones de ventas para la temporada primavera-verano están al orden del día, en un intento por recuperar los efectos del freno a la actividad económica que se comparte a nivel mundial.

Foto: Marta García

A Alemania, la pandemia de coronavirus le sorprendió ya en la última etapa del año lectivo y el regreso a clases se daría a poco más de un mes del inicio de las vacaciones de verano. Durante el confinamiento, los docentes acudieron también al envío de tareas a través del correo postal, especialmente para los niños de primeros años de primaria.

Hasta el mediodía de este martes, Alemania registró 158.750 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 114.500 (72%) corresponden a personas recuperadas y 6.126 (3,8%), a fallecidas.

Desde la jornada anterior, los casos aumentaron en 0,3%, con 618 nuevos contagiados; el lunes, la suba fue de 0,5%, con 929 nuevos casos. El índice de incremento de casos confirmados de Covid-19 sigue siendo menor al que se observaba por ejemplo en la segunda quincena de marzo, cuando se llegaba a superar el 15% y se tenía hasta alrededor de 5.000 nuevos infectados por día.

Escuelas Alemania 6.jpg

os sitios turísticos empiezan a tener mayor concurrencia de personas, pero aún con un paisaje mucho menos movido que en los días previos a la pandemia.

Foto: Marta García

Sin embargo, el índice o ratio de infección volvió a aumentar en los últimos días en este país europeo, al retornar al nivel de 1. Esto significa que una persona infectada contagia a una persona, índice que había retrocedido hasta 0,7, según datos publicados por el instituto Robert Koch y recogidos por la cadena pública Deutsche Welle (DW). Este medio advierte, además, el aumento de la tasa de letalidad del Covid-19, que aún sigue siendo inferior al de sus vecinos.

"Si prosigue esta tendencia al alza, ello podría complicar los esfuerzos de las autoridades para un retorno progresivo a la normalidad, mientras crece la impaciencia entre la opinión pública", considera DW, en un artículo publicado en su edición digital.

Escuelas Alemania 7.jpg

La policía vigila frecuentemente el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social en Berlín.

Foto: Marta García

A principios de marzo, el índice de reproducción del nuevo coronavirus en Alemania se encontraba en torno a tres y para el 8 de abril ya había retrocedido a 1,3; para reducir la epidemia, se requiere que el ratio se mantenga por debajo de uno.

Las autoridades del Gobierno Federal y los Estados se reunirán este jueves para tratar las próximas medidas de desconfinamiento, a fin de tomar las decisiones el 6 de mayo.

Desde esta semana, portar mascarillas o tapabocas es obligatorio en todo el territorio de Alemania, para el uso de transporte público y al hacer las compras. Los eventos de concentración masiva están suspendidos al menos hasta el 31 de agosto y los restaurantes están habilitados para la venta de comida únicamente para llevar.

Escuelas Alemania 8.jpg

os restaurantes siguen sin poder atender a los consumidores en mesas y sillas, solo están habilitados a vender comida para llevar.

Foto: Marta García

El confinamiento absoluto no se llegó a establecer en toda Alemania, a diferencia de las medidas más extremas que se aplicaron en España e Italia. En Berlín, estuvo permitido en todo momento salir a los parques para practicar deportes o realizar actividades de recreación, entre un máximo de dos personas o en compañía del grupo con que se comparte la vivienda.

Alemania es el quinto país más afectado por el Covid-19

Fuente: UH