Día del Maestro: El complejo escenario de la docencia en tiempos de Covid-19

Una de las primeras disposiciones del Gobierno para combatir la propagación del coronavirus fue suspender las clases presenciales en todas las instituciones educativas del país. Esta decisión se tomó a mediados de marzo, tras confirmarse el segundo caso de Covid-19 en Paraguay.

Desde aquel entonces hasta la fecha, el plan del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) para evitar la pérdida del año lectivo ha recibido duras críticas por parte de la ciudadanía.

El Ejecutivo confirmó el pasado lunes que los estudiantes no volverán a clases por lo que resta del año. Para desarrollar las lecciones, el MEC plantea el uso de una plataforma digital donada por la empresa de tecnología Microsoft, como así también la emisión de programas especiales a través de medios de comunicación.

Nota relacionada: Covid-19: Alumnos ya no volverán a las escuelas y colegios este año

Los docentes, por su parte, manifiestan que es poco factible impartir clases de forma virtual, ya que no fueron capacitados para el efecto y no todos los estudiantes tienen acceso a las tecnologías.

Así también, distintos gremios educativos cuestionan que no se haya convocado a todos los sectores antes de ejecutar el plan de enseñanza.

Puede leer: Director de escuela trepa tanque de agua en busca de señal para clase virtual

Otra de las dificultades tiene que ver con la conectividad en varias zonas del interior del país. En la ciudad de San Joaquín, Departamento de Caaguazú, el director de la escuela de Arsenio Vázquez tuvo que trepar hasta un tanque de agua potable para conseguir señal de internet.

director.jpg

Milciades Sosa, director de una escuela del asentamiento Arsenio Vázquez, debe buscar altura trepando el tanque de agua potable para recibir una mínima señal de internet.

Foto: Robert Figueredo.

Según un estudio de la Encuesta Permanente de Hogares (2019), el 81% de los niños y adolescentes −entre 5 a 17 años− no posee conexión a internet en su vivienda. Ocho de cada diez estudiantes ni siquiera cuentan con una notebook o computadora, asegura un informe del Observatorio Educativo Ciudadano.

En Fuerte Olimpo, capital del Departamento de Alto Paraguay, el director del colegio Monseñor Ángel Muzzolón propone retornar a las clases presenciales estableciendo horarios por grupos y respetando los protocolos sanitarios, debido a que en el departamento aún no se han reportado casos positivos de coronavirus y la conexión a internet es prácticamente nula.

Le puede interesar: El 81% de los estudiantes no tienen conexión en casa para hacer tareas

«No puedo estar trabajando en la plataforma que el MEC está lanzando porque no descarga todo el contenido. Hace dos días que estoy con eso. Es muy complicado apuntar hacia este estilo de trabajo porque acá en la comunidad no llega la señal», explicó Leonardo Lezcano, director de la mencionada institución en comunicación con Última Hora.

Nancy Sosa, una docente de la Escuela Básica Nº 15.482 San Marcos del barrio Lomas Valentinas de Villarrica, Departamento del Guairá, tuvo que ingeniarse para entregar los trabajos a sus alumnos. Como no todos poseen las herramientas tecnológicas necesarias, Sosa reparte las tareas a bordo de su bicicleta.

«Somos unos 10 docentes los que trabajamos así. Además, nos colaboramos entre todos para llevar víveres a los padres de familia», comenta la maestra en otra entrevista a este medio. Asimismo, agrega que algunos profesores usan otros medios de transporte, aunque también están los que recorren casa por casa a pie.

Profesora tareas bicicleta.jpeg

En tiempos donde las clases presenciales quedaron suspendidas a causa del coronavirus, la profesora Nancy Sosa se ingenia para repartir las tareas a sus alumnos.

Foto: Richart González.

En ese sentido, reveló que están matriculados alumnos que viven cerca, así como otros que residen en el barrio Tuyutimi, a unos 15 minutos de la escuela, pero que a todos les hacen llegar las tareas.

Las comunidades rurales e indígenas tampoco quedan ajenas a esta situación. La precariedad en estas escuelas es aún mayor. A los niños de la comunidad Vy'a Renda, distrito de Paso Barreto, Departamento de Concepción, les resulta sumamente dificultoso acceder a una educación virtual.

Entre las familias nativas de la comunidad cuentan con un solo celular para recibir mensajes de WhatsApp. Los docentes utilizan esa única línea para entregar las tareas, de acuerdo con un informe del periodista Justiniano Riveros.

La función del docente ahora es «mucho más compleja»

Para Gabriel Espínola, secretario general de la Organización de Trabajadores de la Educación del Paraguay – Auténtica (OTEP-A), la función del maestro adquiere mayor relevancia en estos tiempos.

«Históricamente los docentes han demostrado su entrega humanista. Hoy deben desarrollar la gran tarea de educar aun sin haber sido preparados para la utilización de herramientas tecnológicas. La función es mucho más compleja», explica Espínola a Última Hora.

Por tal razón, desde la OTEP-A solicitan al MEC la conformación de un comité de emergencia en el que participen organizaciones estudiantiles, docentes, padres, ex ministros de educación y otros entes vinculados al sector.

Lea también: Gremio docente critica a Petta y al «plan de educación improvisada»

«Este comité deberá elaborar planes sobre los escenarios proyectados por Salud Pública, combinar la utilización de las tecnologías con materiales físicos y planificar calendarios para el 2021. Que desde lo plural y participativo se asuman las decisiones más coherentes y se garantice tanto la conectividad como la provisión de aparatos tecnológicos adecuados», precisó Espínola.

Por último, se refirió a las reivindicaciones históricas de los maestros, pidiendo que la profesión sea reconocida «de manera concreta y no discursivamente» con salarios básicos dignos.

«Que los jubilados cobren a tiempo su jubilación y se acaben los despidos en el sector privado. De ser necesario, nacionalizar la educación privada y asegurar el ingreso de los docentes. Para cumplir con estos planteamientos, debe eliminarse la profunda inequidad tributaria existente, a fin de garantizar una política de Estado en Educación y Salud Pública», concluye.

Fuente: UH