Aumentar los espacios verdes en las ciudades podría evitar muchas muertes

El estudio, liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) (España) −centro impulsado por la Fundación la Caixa y el Servicio Forestal de los Estados Unidos− se publicó en la revista científica The Lancet Planetary Health este lunes.

Los espacios verdes en entornos urbanos aportan beneficios para la salud física y mental de los habitantes de las ciudades.

Una reciente revisión de datos realizada por el ISGlobal, la Universidad de Colorado y la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluía que las áreas verdes residenciales podrían proteger contra la mortalidad por todas las causas.

El análisis, que incluía nueve estudios longitudinales con más de ocho millones de personas de siete países diferentes, confirmaba que un incremento en áreas verdes alrededor de la vivienda se asociaba de manera significativa con una reducción en la mortalidad prematura.

Los espacios verdes evitan muertes prematuras en las ciudades

En el estudio publicado, los investigadores plantearon tres escenarios diferentes para la ciudad de Filadelfia para el año 2025: el más ambicioso con un aumento del 30% en cada uno de los barrios de la ciudad y otros dos más moderados.

Los espacios verdes se calcularon a partir de imágenes aéreas por satélite de los árboles, contabilizando la cobertura formada por la copa, hojas, ramas y tallos visualizados desde arriba.

Los resultados mostraron que si el Ayuntamiento de Filadelfia lograra aumentar los espacios verdes un 30% en cinco años, evitaría 403 muertes prematuras de personas adultas cada año, un 3% de la mortalidad de la ciudad.

También puede leer: Los niños más expuestos a la naturaleza tienen mejor salud mental de adultos

Los escenarios más moderados también mostraron descensos importantes de la mortalidad: un aumento del 5% o del 10% de la cobertura de los árboles podría resultar en una reducción anual de 271 y 376 muertes en toda la ciudad, respectivamente, según un estudio.

Pero lograr este objetivo no está exento de problemas, «habría que hacer frente a circunstancias como el cambio climático, las plagas y las especies invasoras, o el propio desarrollo urbano», reconoce Michelle Kondo, primera autora del estudio.

«Aunque cada urbe tenga sus propias características, este estudio es un ejemplo para todas las ciudades del mundo: se pueden salvar muchas vidas aumentando los árboles y reverdeciendo los entornos urbanos, incluso a niveles modestos», concluye Mark Nieuwenhuijsen, coordinador del estudio y director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal.

Nota relacionada: Plantean acciones para aumentar las áreas verdes por habitante

El estudio mostró, además, que las áreas con un nivel socioeconómico más bajo serían las más beneficiadas por un aumento «moderado» de los espacios verdes.

Cabe decir que, de las diez ciudades más grandes de Estados Unidos, Filadelfia es la más pobre y tiene una tasa de mortalidad mayor que la media del país.

«La reforestación urbana no solo es fundamental para mejorar la salud pública, sino también para reducir las diferencias en salud y fomentar la justicia ambiental», concluye la investigadora.

Fuente: EFE.

Fuente: UH