Hernandarias: Policías solidarios entregan víveres en asentamientos

El comisario principal Daniel Ávalos, jefe de la Comisaría 5ª de Hernandarias, señaló que compartió con otros el caso de una persona que estaba cocinando mandioca para su comida, ya que no tenía otro alimento, y se unieron para pasar una mano a quienes estaban necesitando, para paliar el hambre.

«El policía es un mal necesario muchas veces. Estaba recorriendo el asentamiento y encontré el caso. Me tocó el corazón porque estaba cocinando mandioca para comer», relató Ávalos.

Solidarios alimentan a unos mil comensales por el aislamiento

Su experiencia compartió con agentes de las subcomisarías 5ª y 6ª. Conmovidos por la situación realizaron una colaboración entre todos los agentes, para ayudar a los vecinos del lugar.

El agente señaló que consiguieron comprar alimentos no perecederos para 50 kits, los cuales fueron a repartir a los asentamientos Ka’avo Rory y 13 de Julio de Hernandarias, ubicados detrás de una conocida tabacalera.

«Son gente de muy escasos recursos que vivían de la actividad diaria como la venta de yuyos y billetes de bingo, pero ahora no están trabajando o sus ventas cayeron porque no hay movimiento de personas», reveló el jefe policial.

Otros gestos solidarios

Lo mismo hizo el suboficial Gilberto Frutos, agente de la comisaría 8ª de Minga Guazu, quien, movido por la necesidad de algunos vecinos de su barrio, el kilómetro 11 Acaray de Ciudad del Este, recurrió a algunos amigos suyos y logró entregar un poco de alimentos no perecederos.

Relacionado: Más jóvenes se suman a repartir víveres ante pandemia del Covid-19

Frutos señaló que ya están llegando hasta viviendas del kilómetro 24 Monday de Minga Guazú, en los sectores en que hay mucha necesidad, que por su situación de agente policial conoce, de acuerdo con su versión.

El agente recorre los barrios con su esposa, Celina González, para entregar las donaciones de sus amigos.

El Ministerio de Salud confirmó 41 casos de coronavirus en el país y tres personas fallecieron. Uno de los afectados es de Alto Paraná.

El Gobierno decretó un paro sanitario que se extenderá hasta el 12 de abril y estableció el régimen de aislamiento social hasta este sábado 28, como medidas de contingencia ante la emergencia por el Covid-19.

Miles de ciudadanos sienten el impacto económico del paro de actividades. La medida afecta especialmente al empleo informal, a los sectores gastronómico, hotelero y comercial.

Fuente: UH