Covid-19 frustra intercambios y estudiantes enfrentan el dilema del retorno

Berlín. Alemania

Claudia Neumann es paraguaya y llegó a Berlín a comienzos de febrero pasado para su segundo semestre de intercambio. Recuerda que desde que iniciaron las clases, la universidad a la que asistía (New York University Berlín) intensificó las medidas de higiene en el campus e instó a los estudiantes a no asistir si no se sentían bien de salud.

Días después se enteraron de que la sede de la universidad en Florencia, Italia, instaba a los estudiantes a volver a sus casas para continuar con los cursos a través de plataformas online, sin la certeza de que podrían regresar a este país europeo.

Con la confirmación del primer caso del nuevo coronavirus en Berlín, empezaron a recibir e-mails de la institución con la sugerencia de volver a sus países de origen y estudiar también por internet, pero la recomendación tuvo poca consideración entre los estudiantes, según sigue relatando Neumann.

La casa de estudios también instaba a no viajar si no fuera absolutamente necesario e insistía con la importancia de lavarse frecuentemente las manos.

"Al comienzo del semestre, el coronavirus no parecía ser un tema en el día a día y se mantenía en las noticias y redes sociales. El primer caso en Berlín se reportó el 2 de marzo y con mis compañeros no sabíamos si teníamos que empezar a preocuparnos o no", agrega.

Le puede interesar: Alemania debe enfrentar al coronavirus en plena crisis de personal de enfermería

Una semana después, la disposición ya fue efectuar las clases de manera virtual y Claudia decidió entonces ir a Paraguay, ya que la universidad se cerraría por completo hasta el final del semestre.

"Todos estábamos muy confundidos y todo avanzó muy rápidamente. Son tiempos muy estresantes e inciertos; ahora ya todos mis amigos y compañeros están en sus casas haciendo cuarentena", manifiesta.

Reconoce que si bien se comprende la importancia de las acciones tomadas a nivel mundial para detener la expansión de la enfermedad, muchos estudiantes se perdieron la que quizás era su única oportunidad de realizar un semestre de intercambio.

"Si bien es difícil, para mí está siendo una lección. Estoy aprendiendo a ser paciente conmigo misma, a permitirme frustrarme y a saber que estamos haciendo lo que es mejor para todos y para el mundo", culmina la estudiante paraguaya, mientras cumple su primera semana de cuarentena en Asunción y se prepara para volver en setiembre a Abu Dhabi, su campus central, a iniciar su último año de estudios.

Temor a quedar varados

En Londres, la situación de los estudiantes internacionales se divide entre quienes decidieron volver a sus países cuando empezaron a incrementarse los casos de coronavirus en Europa y quienes dudan entre también partir o permanecer en sus residencias estudiantiles; esto último, debido a que temen quedar varados en algún aeropuerto, camino a casa.

Claudia Merlos se despidió de Asunción en setiembre del año pasado y la pandemia de coronavirus la sorprende a mitad de su maestría en el London School of Economics, en la capital de Inglaterra. Desde esta semana se realizan las clases de manera online y prevén continuar con esta modalidad hasta terminar el semestre.

Si bien no es el caso de la mayoría de los los estudiantes paraguayos, reconoce que varios provenientes de otros países latinoamericanos, africanos, de la India y Estados Unidos de Norteamérica decidieron retornar para continuar con los cursos por internet desde sus casas.

estudiantes coronavirus 2.JPG

Las calles de Berlín permanecen concurridas esta semana, pero se analizará la posibilidad de aplicar también un toque de queda en los estados de Alemania.

Foto: Marta García

Merlos considera que este es el peor momento para viajar a Paraguay, ya que al peligro de permanecer por 10 a 12 horas en un avión y un largo tiempo en un aeropuerto de conexión, por el riesgo a contraer coronavirus, se suma el temor a no poder realizar las escalas para llegar a destino.

"El tema de escalar en Madrid (España) o Sao Paulo (Brasil) no es buena idea, son países que han tenido un manejo muy pobre de esto (de prevención del coronavirus). A eso se suma que al llegar (a Paraguay), podemos exponer a nuestros parientes, Europa es el epicentro ahora", asevera.

En York, la universidad donde estudia el compatriota José Báez entra en vacaciones de cuatro semanas por Pascuas; aun así, decidieron suspender todas las actividades presenciales y pasarlas a la modalidad virtual (clases, exámenes, defensas de tesis, presentaciones, etc.), según comenta.

"(La universidad) llamó a todos, salvo staff administrativo esencial, a trabajar y/o estudiar desde la casa. Por otra parte, esta mañana fui de compras un rato. Vi que ya hay escasez de productos no perecederos, estantes sin reposición de stock, poca gente en la calle", relata.

Sugerencia de retornar

En Gainesville, EEUU, específicamente en la Universidad de Florida, a todos los estudiantes se les mandó a casa y a los internacionales les firman de manera rápida los documentos que necesitan para poder viajar, según el estudiante también paraguayo Guillermo Kurita. Informa que en su departamento ya cerraron las oficinas y laboratorios, y solo personal esencial puede acceder a las instalaciones del campus.

Casos siguen en aumento

Alemania reportó alrededor de 15.000 casos de Covid-19 hasta este jueves 19 de marzo, con un aumento de 3.000 casos desde la jornada anterior; las muertes suman 43 y para este domingo está planeada una reunión entre los mandatarios de los estados federales y la canciller Angela Merkel, ocasión en que analizarán un posible toque de queda.

Este sigue siendo el quinto país más afectado por la pandemia y entre las últimas medidas adoptadas por el Gobierno alemán se encuentran el cierre de fronteras para ciudadanos no europeos, el cierre de escuelas, bares y discotecas, y la cancelación de eventos culturales y deportivos.

En Gran Bretaña, el número de casos ascendió este jueves a 2.700 afectados, mientras que el miércoles este número se encontraba en 1.950. En Estados Unidos, suman 11.274 casos y se ubica como el sexto país más afectado en el mundo.

Fuente: UH