Pese a alta contaminación, muchos se lanzan a aguas del lago Ypacaraí

A pesar de la visible contaminación que persiste en el espejo de agua, muchas de las personas que llegaron hasta la conocida villa veraniega en el feriado del primer día del 2020, decidieron lanzarse.

La falta de conciencia hizo que las familias permitan que incluso niños pequeños se tiren al agua. También se observó la falta de advertencias en los alrededores sobre los peligros de lanzarse al lago.

Estos avisos de peligro son responsabilidad del Municipio local. El nulo control de funcionarios municipales o agentes de seguridad estuvo a la orden del día en la playa pública.

Los veraneantes reclamaron más sitios donde sentarse a descansar, pero se mostraron contentos por la gran cantidad de comercios con todo tipo de productos disponibles.

No faltaron las quejas por los precios en algunos casos. Es que hasta para ingresar a los sanitarios se abona la suma de G. 2.000.

"Sé que hay contaminación y también el agua está sucia, hay botellas y eso, pero igual me tiré un ratito", comentó Alexis Ortíz. El visitante llegó con sus amigos desde el centro de Luque.

Ortiz clamó por más acciones de parte de las autoridades para recuperar el legendario lago, pero también apeló a la conciencia de la gente para evitar que se arroje desechos al agua. "Es muy lindo todo acá. Lo que falta son más espacios para descansar, como sillas o bancos", dijo Francisca Villalba.

Buen comercio. Quienes disfrutaron de la masiva visita a San Bernardino fueron los vendedores, indicaron que las ventas van viento en popa. Se instalaron comedores, tiendas de ropas y ventas de artesanía en la entrada de la playa principal de San Bernardino.

"Las ventas, especialmente los fines de semana y feriados son buenas. Tenemos productos desde G. 5.000 como pulseras y tobilleras", comentó Idalia Torres, quien instaló un puesto de artesanía con su marido en la villa. La Costanera de Asunción también recibió a mucha gente en la tarde de ayer, muchos niños se dieron un chapuzón pese a la alta contaminación.

Operativo retorno. Una gran cantidad de rodados en una larga fila se vio en el retorno a la capital tras la celebración del Año Nuevo en la ruta que une a Luque con San Bernardino.

Pese a la larga cola de vehículos, el tránsito no se vio mayormente afectado, excepto por un puesto de control que instaló la Patrulla Caminera a unos 500 metros del peaje de salida de la otrora ciudad del verano.

La institución indicó que el operativo 2020 comenzó ayer y se extiende hasta el domingo 1 de marzo. Avisaron que detendrán a conductores alcoholizados con patrullaje en motocicletas. Al cierre de esta edición, no brindaron nuevos reportes sobre detenciones.

Falta también conciencia de la gente para no tirar botellas en el lago. Me bañé igual, pero conozco el riesgo. Alexis Ortíz, veraneante.

Fuente: UH