-->

Gobierno mantiene el acelerado ritmo de endeudamiento público

Para el 2020, según el Presupuesto General de la Nación (PGN) promulgado por el Poder Ejecutivo el jueves, se contraerá nueva deuda por un total de G. 8,4 billones (USD 1.322 millones en el cambio actual).

Con la colocación de los bonos en el mercado interno, el Gobierno prevé endeudarse por G. 726.143 millones (USD 113,8 millones); con los bonos soberanos por unos G. 2,7 billones (USD 433,6 millones); G. 3,8 billones (USD 597,5 millones) con los préstamos de organismos multilaterales y binacionales y por G. 43.269 millones (USD 6,7 millones) mediante otras modalidades. A esto se incorpora el préstamo de USD 170 millones (G. 1,08 billones) del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) para la ANDE, agregado mediante una adenda en el Plan de Gastos para este año por el Ministerio de Hacienda y aprobado finalmente por el Congreso Nacional.

BICICLETEO. De la nueva deuda que será asumida este año el Poder Ejecutivo a través de los bonos; el 67,4% será para bicicletear deuda vieja. Es decir, se tomará nueva deuda para pagar deuda antigua.

De esa manera, la peculiar práctica del Gobierno, llamada técnicamente como "administración de pasivos" y conocido en la jerga popular como bicicleteo, empieza a convertirse en una bola de nieve.

Solo el 24% de los recursos que se captarán mediante la colocación de los bonos en el 2020 será invertido, y el 8,6% irá a la capitalización de los organismos.

Desde el 2012 hasta el 2019, el monto de la deuda pública se incrementó en 143,5%, de acuerdo a los datos del Ministerio de Hacienda.

En el 2012, el pasivo total del país estuvo situado en USD 3.591 millones, pasando a USD 4.174,2 millones en el primer año completo del gobierno de Horacio Cartes (al cierre del 2013). Luego de ese año, el monto fue creciendo prácticamente en USD 1.000 millones anuales. (Ver infografía).

Este hecho está explicado en la necesidad que tiene el Estado en endeudarse para poder llevar adelante los proyectos de inversión en infraestructura, debido a que los ingresos propios son destinados casi en un 100% en los gastos rígidos, especialmente gasto salarial estatal.

SALUDABLE. Para Hacienda el nivel de endeudamiento del país –que actualmente se sitúa en 23% del Producto Interno Bruto (PIB)– sigue siendo bastante saludable. El Fisco sostiene que hay espacio para poder llegar hasta el 40% del PIB sin afectar la sostenibilidad de la misma.

Con esta postura coinciden ciertos economistas y especialistas, pero también hay varios entendidos (economistas) que critican el mecanismo de medición de Hacienda para sostener que la deuda sigue siendo saludable. Este grupo afirma que la medición no solo se debería de hacer con el PIB, sino también con la capacidad de recaudación del país.

Fuente: UH