¿Cuáles son las proyecciones del arte nacional en la nueva década?

La literatura al alcance de todos y en diversos formatos
La literatura seguirá luchando contra la dificultad de penetrar en los diversos estratos sociales, volverse popular y estar al acceso de todos. Deberá adaptarse rápidamente a los cambios que impone la tecnología con los nuevos artefactos como el celular. Pero a la vez, puede encontrar ventajas en las plataformas, formatos y lenguajes que promueven los cambios tecnológicos. "Va a avanzar a un ritmo acelerado, gracias a internet, porque así los lectores se enteran del nuevo lenguaje, de los nuevos estilos", señala la escritora Lita Pérez Cáceres. El país que tiene a Augusto Roa Bastos como uno de sus grandes exponentes, en cuanto a las letras, cuenta en la actualidad con una serie de figuras en sus más amplias vertientes, sin embargo, todavía reducen sus escritores a los centros urbanos, dejando de lado a aquellos que se encuentran en el área rural o en los lejanos distritos del interior y que en su mayoría, escriben en guaraní, como expresa la escritora Susy Delgado: "Tenemos escritores desconocidos, que están en la campaña, grandes talentos. Debemos tratar de hacer conocer más esa literatura escrita en guaraní que late en el interior del país", sostiene. El incentivo a la lectura a través de legislaciones será necesario para estimular el hábito, como el caso de la ley del libro. "Será una herramienta fundamental para mejorar las condiciones que todavía afectan al libro y a la literatura paraguaya. Deberá constituirse como una plataforma más efectiva para la promoción de la lectura", resalta Delgado.

El cine nacional cada vez más sólido y de exportación
La última década ha sido auspiciosa en cuanto a producciones fílmicas. El cine nacional empezó a dar pasos cada vez más grandes, encontrándose en la actualidad con una producción que va en auge, con un crecimiento progresivo y lanzamientos cada vez más frecuentes. "Así como hay películas comerciales, habrá filmes de arte, se van a hacer más documentales", augura la gestora cultural Meli Peña. El incentivo a la producción a partir del instituto que surgirá como consecuencia de la ley de cine, deberá potenciar el crecimiento y a la vez ser un canal para el surgimiento no tan solo de nuevas historias, sino de nuevos directores, que amplíen las visiones y los géneros abordados en la pantalla grande. "Es de esperarse que se consoliden los valores que ya están emergiendo y que surjan otros nuevos. Pero sobre todo, que haya un cine paraguayo inclusivo, donde tenga su espacio el joven, el viejo, la mujer, el indígena, todos los colores y toda la diversidad", señala en ese sentido el cineasta Ray Armele. El surgimiento del streaming también puede impulsar la creación de nuevas cintas y a la vez colaborar de gran manera a dar visibilidad a los filmes creados en el país en el resto del mundo. "Ahora existen más plataformas para mostrar. Lo más lindo sería que en diez años, un montón de películas paraguayas estén en esos distintos canales de difusión y que las cintas viejas también puedan ser encontradas y que de esa manera haya un poco de Paraguay en todos los lugares", resalta Peña.
A partir de la consolidación de una industria local de películas, las posibilidades de alcanzar un alto nivel, en consecuencia a la experimentación y creación, permitirán que títulos paraguayos puedan acceder cada vez más a festivales y que a la vez estos ingresen con mayor frecuencia al circuito de premiación internacional. "En la medida que vayamos fortaleciéndonos con un buen lenguaje, un formato sólido, con innovaciones y con una mirada inquieta y particular, se pueden concretar aún más premios de los que ya hemos obtenido hasta ahora", destaca Armele, al mismo tiempo de agregar que en los próximos años se puede esperar la definición de varias líneas de producción lideradas por creadores sobresalientes, lo que propiciará la continuidad de lanzamientos de cintas cada cierto tiempo, como es el caso recurrente de la cinematografía mundial.

Música fortalecida y con tecnología
En los próximos diez años, la música en Paraguay observará cambios significativos debido al fortalecimiento de la nueva corriente de jóvenes que se interesan por la música de proyección folclórica; el crecimiento de la música electrónica experimental, hoy en auge, y la producción creativa de una vasta generación de jóvenes músicos que ahora se forman y egresan de conservatorios y proyectos sociales-musicales. "Si a la nueva corriente de jóvenes que se interesan por el folclore fusión le agregamos conceptos claros sobre la música popular y los ritmos a fusionar; si afinamos el concepto de dónde venimos, qué somos y dónde estamos, tendremos una música paraguaya mucho más fuerte, dinámica y más real en cuanto espejo de lo que somos", analiza el cantante Ricardo Flecha. A esto habría que sumar la consolidación de agrupaciones sinfónicas a nivel nacional, que brindan espacio a nuevos músicos, así como la aplicación de la tecnología. "La música evolucionará en la forma en que escuchamos. La tecnología juega un papel importante en cómo la recibimos; si escuchamos música de los 60, con audio mono, sonará aburrido; en la actualidad tenemos el iPod, el estéreo, el dolby 5.1, el dolby Atmos y otros. Creo que en el 2030 existirán, por ejemplo, arpas capaces de amplificarse por sí solas. Lo clásico permanecerá y lo actual será la base de los jóvenes en el 2030", analiza el músico, director y productor, Sergio Cuquejo.

La plástica seguirá presente y actual
Como forma de expresión, la plástica volverá a cumplir su función de ser un espejo social, a partir de la libertad e infinidad de relatos que propician sus diversas ramas. "El arte refleja la sociedad en un momento determinado, tanto expresando la temática de actualidad, al igual que un tema contrario, como una denuncia, crítica o burla sobre la realidad presente. Ahora el tema es el medioambiente y la naturaleza, mañana surgirá algo nuevo", reflexiona el artista plástico Horacio Guimaraens. La globalización y los cambios que esta produce en la forma de comunicar influirán en la manera de expresarse. "Técnicas que hoy ya están siendo utilizadas cobrarán protagonismo como lenguaje contemporáneo de expresión y nos encontraremos con arte textil, fotografías e impresiones digitales, por ejemplo", refiere Lilian Ojeda, directora de la galería Exaedro. El gran desafío será la generación de estímulos que perfeccionen la formación e incentiven la producción.

El guaraní como expresión e identidad
Uno de los principales elementos de nuestra identidad, el idioma guaraní ve en el arte un gran aliado para perdurar a través del tiempo y mantenerse vigente. Sin embargo, la educación debe funcionar como incentivo para su aprendizaje y a la vez para seguir presente. "El guaraní avanzará en la medida en que se incentive su utilización y enseñanza, pero es más importante aún en la educación refleja, es decir, en su utilización en los medios masivos de comunicación", señala el lingüista Lino Trinidad. El idioma deberá seguir marcando presencia en las redes sociales, memes, películas, publicidades y otros formatos y lenguajes actuales. "Este es el mejor tiempo que el guaraní tuvo durante su historia, no hay ninguna duda, eso le da la base como para proyectarse con una fuerza importante hacia el futuro. Solamente necesitamos que desde el Estado se le dé mayor incentivo y espacio", sostiene David Galeano, director del Ateneo Guaraní.

Fuente: UH