“La politiquería goza de buena salud”, dice vicario

El vicario de la Catedral de Carapeguá, presbítero Víctor del Rosario Valiente, tuvo a su cargo la homilía en el quinto día de la novena a la Virgen de Caacupé. En clave jopara –mezcla de idioma guaraní con el castellano–, salió al paso en su prédica de quienes critican a los sacerdotes y obispos por "entrometerse" en política.

Aunque de refilón, el pa'i Valiente –mejor conocido así– hizo alusión de algunos aspectos muy ponderados por los obispos en este novenario que anticipan el contenido del sermón del 8 de diciembre, cuando desde el mayor púlpito del país bajen críticas y sugerencias, especialmente, al Gobierno de turno.

Violencia en la sociedad y lavado de dinero: En uno el acento está en el flagelo del feminicidio y, en otro, los dardos al parecer van dirigidos turbios negocios que salpican –se sospecha– a altos dirigentes políticos.

"Cuántas veces escuchamos que los pa'i o que los obispos critican al presidente o a las autoridades (del Gobierno) y dicen que se entrometen en política", citó y a continuación instruyó que la política es la ciencia para ayudar a las personas, a la familia. "Pero eso, no hay. Acá abunda la politiquería, goza de buena salud la politiquería", postuló.

Destacó la importancia de que la ciudadanía tenga conocimiento de lo que establece la Constitución Nacional para reclamar y que el país corrija su timón. "Tenemos en el país la Carta Magna que tiene todo para la defensa de los niños, los jóvenes, la familia y a cada institución le indica cómo debe actuar. Por eso hay que cumplir correctamente lo que dice la Constitución para que el país vaya bien", sostuvo Valiente, cuyo tema de la homilía fue "Maestro, ¿Dónde vives?… vengan y lo verán".

También mencionó que muchas veces se critica "de aquí para allá", pero sin presentar un programa o proyecto que ayude a la sociedad.

A renglón seguido, y haciendo un llamado a hacer lo que dice la Virgen Madre y su hijo Jesús, deslizó algunos de los aspectos de la vida social que quebrantan a los representantes de la curia.

"Si hacemos lo que dice nuestra Madre y lo que dice Dios, vamos a actuar bien: no habrá más secuestros, no habrá más lavado de dinero, no le vamos a dar drogas a los jóvenes, no habrá más acoso sexual, no habrá más violencia", expuso.

Y citó un reciente caso en el que un hombre mató de un mazo a su pareja. "Y digo ¿cómo es que esas parejas, en vez de besarse y darse un poco de cosquillas, se apuñalan y se matan?", opuso.

BEATIFICACIÓN

Al final de su alocución, el presbítero pidió por la beatificación del padre Julio César Duarte Ortellado, así "muy pronto tendremos en los altares al segundo santo del Paraguay", exclamó. Ayer poco antes de la liturgia mañanera, tuvo lugar la Peregrinación Nacional del Clero con una procesión a la Basílica Menor que contó con la presencia de 250 sacerdotes de todo el país.

Afirmó que esta fiesta es una ocasión oportuna para que los pastores de la iglesia pidan "perdón a Dios" ante las fallas que pudieran haber cometido en el servicio sacerdotal.

Reflexión. Peleas fatales de parejas, así como el lavado del dinero son problemáticas que preocupan al clero.

La política es la ciencia para ayudar al hombre, a la familia. Pero eso, no hay. Acá abunda la politiquería.

Si hacemos lo que dice Dios, vamos a actuar bien: no habrá más lavado de dinero, no habrá más violencia.

¿Cómo es que esas parejas, en vez de besarse y darse un poco de cosquillas, se apuñalan y se matan? Víctor Valiente, vicario de Carapeguá.

Fuente: UH