Diputados reestudia el PGN 2020 y precisa 41 votos para ratificar subas

En esta instancia, la Cámara Baja tiene dos opciones: ratificarse en su media sanción inicial, para lo cual necesita mayoría absoluta, es decir, 41 votos; o aceptar los cambios hechos por Senadores.

En la primera vuelta, Diputados incorporó una serie de aumentos de sueldos y amplió el anexo de personal de varias entidades, determinaciones que terminaron por incrementar el gasto salarial en unos G. 263.400 millones (USD 41,2 millones). Para financiar esto, decidió crear un "colchón" mediante una serie de recortes en varios conceptos y reprogramó esos fondos al objeto de gastos de servicios personales.

Entre las principales movidas aprobadas están: aumento salarial del 16% a docentes desde abril (Ejecutivo y Bicameral plantearon desde julio); incremento del 7,3% a funcionarios de la ANDE; y suba de G. 400.000 a cada funcionario del Crédito Agrícola de Habilitación (CAH). Además, se dio luz verde a la creación de cargos para la Corte, Fiscalía y Defensa Pública.

El Senado, en cambio, decidió anular estas modificaciones, aunque aceptó una reprogramación a la ANDE para recategorizaciones e incorporó los denominados aumentazos para unas 17 entidades. Asimismo, la Cámara Alta creó unos 180 cargos y recortó recursos al Fondo de Excelencia para destinarlos a Salud Pública (ver la infografía).

RECTIFICACIÓN. Desde el Ministerio de Hacienda insistieron al Congreso en la aprobación de la versión Senado del PGN 2020.

La cartera sostiene que al anularse el crecimiento del gasto salarial, la rigidez presupuestaria vuelve a su nivel inicial, lo que le permitirá administrar eficientemente el país y anclar las expectativas hacia un crecimiento importante el año que viene.

El ministro de Hacienda, Benigno López, resaltó que no hay recursos para aumentos salariales ni ampliaciones de gastos rígidos, por lo que reiteró el pedido de prudencia.

El viceministro de Administración Financiera, Óscar Llamosas, por su parte, dijo que además de anularse los aumentos, se dejaron sin efecto las reprogramaciones que afectaron a rubros sensibles como el subsidio al pasaje, pagos de servicios básicos y jubilaciones, entre otros.

En caso de que Diputados se ratifique en su media sanción inicial del Presupuesto 2020, el documento vuelve a Senadores para un nuevo estudio. En esta ocasión, la Cámara Alta necesita también una mayoría absoluta para ratificarse, lo que equivale a unos 23 votos. De lo contrario, se sanciona la versión Diputados.

No se respetó la decisión del pleno en la primera vuelta
Tras la primera vuelta de estudio del PGN 2020, la mesa directiva de Diputados envió al Senado un monto global diferente a lo aprobado por el pleno.
De acuerdo con el documento publicado por el Senado, el monto final del plan de gastos quedó en G. 86,32 billones.
Sin embargo, en la sesión extraordinaria los legisladores aceptaron topear el PGN en G. 86,28 billones, a propuesta de Celso Kennedy. La diferencia entre lo enviado al Senado y lo aprobado en plenaria fue de G. 31.952 millones.
Los legisladores habían aprobado ese tope como una forma de no inflar de sobremanera el plan de gastos y evitar que aumente el déficit fiscal por encima del 1,5% del PIB.

Fuente: UH