Estudiantes bolivianos llevan la protesta cerca de Morales

Miles de estudiantes y jóvenes bolivianos, incluso de izquierda, salieron a las calles a protestar contra la polémica reelección de Evo Morales, el único presidente que conocieron.

Varias rutas y puentes estuvieron bloqueados la última semana en la zona sur de La Paz, donde vive la clase media alta y alta, pero los universitarios llevaron la protesta al centro, a pocas cuadras de la "Gran Casa del Pueblo", una moderna torre de 24 pisos donde Morales tiene su despacho. "Más que todo esperamos que el Gobierno se dé cuenta de que el pueblo está enojado, que sepan que el pueblo está unido, nadie se rinde", dijo Allyson Requena, estudiante de arquitectura, de 20 años. "Es triste, indignante, para muchos de los jóvenes que estamos acá, porque somos una generación que hasta el día de hoy solo vio a un presidente, que es el presidente Evo Morales Ayma", agregó, a su lado, su compañera de carrera Jennifer Quispe, de 18 años.

REGRESA A LA PAZ. El líder opositor Luis Fernando Camacho anunció ayer que volverá hoy a La Paz, y todas las veces que sea necesario, para entregarle al presidente Morales una carta de renuncia para que la firme, tras fracasar en su primer intento. "El día de mañana (por hoy miércoles), a las dos y media de la tarde, retorno a la ciudad de La Paz y así será todos los días, hasta que yo llegue a entrar a palacio de gobierno a entregarle a Morales la carta de dimisión para que la firme", dijo Camacho a su llegada a Santa Cruz, la ciudad más rica de Bolivia y bastión opositor.

Morales, señaló ayer que intentan hacerle llegar una carta en la que le piden su salida, para, según él, consumar un golpe como el de 1980, cuando tras enviarle una misiva a la entonces mandataria Lidia Gueiler, Luis García Meza la derrocó. En un acto ante miles de partidarios en La Paz, Morales se refirió a una misiva que tenía previsto entregarle el líder del Comité Pro Santa Cruz, Camacho, que fue bloqueado en el aeropuerto de El Alto por partidarios del mandatario.

PÉRDIDAS MILLONARIAS. Las protestas sociales que se registran en Bolivia tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre conllevan unas pérdidas para el país de al menos 167 millones de dólares, advirtió ayer el Ministerio de Economía boliviano. El ministro de Economía, Luis Arce, declaró que con base en datos del Instituto Nacional de Estadística la estimación es que con las movilizaciones el país pierde aproximadamente 12 millones diarios. Los paros cívicos indefinidos tuvieron mayor efecto en regiones como Santa Cruz y Cochabamba, al perjudicar el normal desarrollo de empresas e industrias.

Fuente: UH