Entre gritos y balas, niños sobrevivieron a la matanza a mormones en México

«Por la zona y la forma que los vehículos fueron encontrados está muy claro que los emboscaron. Los niños contaron que sus mamás gritaban aterradas para intentar convencer a estos desgraciados que no les dispararan, pero no lograron nada, los acribillaron sin piedad», narró a EFE Alex LeBarón, miembro de esta comunidad mormón asentada en Galeana, en el norteño estado de Chihuahua, en México.

En la mañana del lunes, tres camionetas repletas de mujeres y niños de la familia LeBarón se trasladaban de un rancho del poblado de la Mora (Sonora) hasta Galeana (Chihuahua), donde está la colonia LeBarón, cuando en la frontera entre ambos estados fueron emboscados por sicarios armados.

Con fusiles de alto calibre, acribillaron a balazos las camionetas, a pesar de los gritos de terror de las madres, que no lograron proteger a sus hijos.

Nota relacionada: Matan a 9 miembros de una comunidad mormona en México

Los muertos, miembros de una próspera comunidad mormona en el país, estaban desarmados porque iban a una celebración, explicó.

Alex LeBarón consideró que el ataque contra las tres camionetas donde viajaban las tres madres y 14 niños menores de 11 años, incluyendo a una bebé con meses de nacida, pudo ser una «confusión» de los sicarios, que supusieron que eran de grupos antagónicos.

Esa mañana del lunes, mormones feligreses de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, partieron del poblado de La Mora, en el municipio sonorense de Bavispe, hacia la comunidad de LeBarón, un camino de 150 kilómetros que toma unas cinco horas, debido a lo escarpado de los caminos en la sierra.

Pero la camioneta donde murieron la mayoría de las víctimas sufrió una avería por lo que tuvieron que separarse del grupo.

Trump ofrece ayuda militar a México para combatir a cárteles de la droga

«A un vehículo se le pincha la llanta, en el que viajaba Rhonita con sus 4 niños. Se regresa al poblado de La Mora para cambiar de camioneta, después, el auto fue encontrado baleado e incinerado con los niños y su madre dentro», describió Alex LeBarón.

Aproximadamente, a 18 kilómetros de distancia con dirección al Estado de Chihuahua, pero aún en territorio de Sonora, se encontró otro vehículo. En el interior estaban sin vida una persona adulta del sexo femenino y dos personas menores de edad.

Finalmente, a dos kilómetros de la línea divisoria entre ambos estados, se localizó un nuevo vehículo, a quince metros el cuerpo sin vida de una mujer.

En total, las autoridades mexicanas precisaron que el saldo del ataque fue de tres mujeres y seis menores de edad asesinados. Además de seis menores lesionados, una menor ilesa y otra niña desaparecida, que fue hallada horas después.

Le puede interesar: Balacera en Culiacán tras supuesta detención de hijo de El Chapo

Cuando las ráfagas cesaron, los niños sobrevivientes mal heridos escaparon hacia el monte, la mayoría salió al camino cuando cayó el sol y escucharon que sus familiares los estaban buscando.

La última en ser encontrada fue Mackenzie, una niña que caminó 14 kilómetros con una herida de bala, duró más de 12 horas escondida en la sierra, pero logró sobrevivir.

En la escena del crimen los peritos levantaron más de 200 casquillos calibre.

Actualmente, las víctimas que sobrevivieron al ataque están recibiendo atención médica en hospitales para infantes en Arizona, Estados Unidos.

Según reportan las autoridades, cuatro niños están fuera de peligro y uno es reportado en delicado estado de salud.

El antecedente en Agua Prieta

Horas antes de este trágico suceso, en la ciudad fronteriza de Agua Prieta, Sonora, ocurrieron una serie de enfrentamientos entre los integrantes de dos grupos criminales.

Supuestamente, facciones del cártel del Pacífico que lucharían contra el cártel de La Línea proveniente, de Chihuahua, el botín es la plaza para el trasiego de droga hacia Arizona.

Agua Prieta es una región de la frontera porosa, donde el único obstáculo es la escueta vigilancia de la Patrulla Fronteriza y algunas montañas que por su orografía son difíciles de patrullar.

El saldo de esa primera refriega fueron dos hombres muertos, un herido del lado mexicano, tres casas incendiadas y cinco camionetas incineradas.

Y así se encendieron todas las alarmas de los comandos en ambos cárteles atrincherados en la región serrana donde se funden Sonora, Chihuahua y Arizona.

En Agua Prieta, como parte de las investigaciones del ataque a los LeBarón, se logró el rescate de dos víctimas privadas de su libertad que se encontraban amordazadas y atadas en un vehículo.

En el municipio de Bavispe, cerca de donde ocurrió la masacre, nació el actual secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonzo Durazo, quien de pequeño se mudó al municipio de Agua Prieta para estudiar la secundaria.

Fuente: EFE | Daniel Sánchez.

Fuente: UH