Dinero narco se infiltra ante la falta de control de financiamiento

La falta de control del financiamiento político abre las puertas al narcotráfico y otros delitos para financiar candidaturas y políticas. Más allá de los multimillonarios recursos que el Estado aporta a los partidos políticos, que se da justamente para evitar recursos ilegales en la política, el dinero ilícito termina infiltrándose en todo el sistema.

La socióloga Milda Rivarola analiza que hace diez años que se está hablando de la narcopolítica. Comenzó financiando candidaturas locales en el interior y últimamente se proyectó a nivel nacional.

Sentenció que el control del financiamiento prácticamente no pudo renovarse y que la propia clase política frenó un mayor control. "Toda la legislación de financiamiento de las campañas no pudo renovarse. La propia clase política se negó", significó.

TRAZABILIDAD. Marta Ferrara, directora ejecutiva de Semillas para la Democracia, lamentó que no haya reglamentación para ejercer un mayor control y menos trazabilidad del dinero. Acotó que es imposible el control porque no hay acceso a la información y apenas se hace un chequeo dentro de los mismos partidos.

"Nunca hubo sanciones por violaciones al Código. Esa era nuestra preocupación y ahora con las modificaciones que se hicieron a la reforma electoral vamos a tener desbloqueo de listas y quién va a controlar el dinero de cada uno de los miles de candidatos", apuntó.

Vaticinó que cada candidato va a financiar su propia campaña. Refirió que "la arquitectura electoral está hecha para que nadie pueda controlar el dinero. Generalmente donde más dinero se gasta es en las internas", aseguró.

Ferrara señaló que el descontrol implica que puede entrar dinero del narcotráfico y cualquier dinero ilícito, como el tráfico de armas y drogas. "Ahora tenemos la característica de que muchos narcos ellos mismos son los candidatos. Los partidos políticos no pueden seguir sin rendir cuentas", significó.

JUSTICIA. La analista Rivarola significó que la situación está totalmente descontrolada y que los candidatos casi no tienen necesidad de rendir cuentas. Puso énfasis en que salvo el caso Ulises Quintana, no hubo una reacción notable por parte de la Fiscalía. "Todo aquello que Paraguay no puede controlar, como la corrupción en la política, empieza a ser controlado fuera de acá. Brasil (caso Messer), Estados Unidos (caso Tarragó). Son delitos internacionales", remarcó, al tiempo de sostener que hay una degradación del Estado.

La arquitectura electoral está hecha para que nadie pueda controlar el dinero (financiamiento a los partidos). Marta Ferrara, Semillas para la Democracia.

Toda la legislación de financiamiento de las campañas no pudo renovarse. La propia clase política se negó. Milda Rivarola, socióloga.

Fuente: UH