Bajo la custodia del Estado muere el médico imputado por feminicidio

Pasadas las 10.00 de ayer, guardiacárceles del penal de Tacumbú hallaron el cuerpo sin vida del médico Aldo Ariel López González (40), en el sector de Admisión del penal de Tacumbú.

El hombre había ingresado al penal más grande del país como único sospechoso por la muerte de su pareja, la joven madre Mayra Thalía González (23), fallecida aparentemente a golpes, el pasado domingo 3 de noviembre.

López González estaba recluido en el sector de Admisión, un lugar destinado para los internos recién llegados al penal.

Las personas privadas de libertad quedan allí por alrededor de 15 a 45 días, para poder ambientarse al sistema penitenciario.

Pero debido a la superpoblación de esta penitenciaría, que alberga a 3.648 reos, el pabellón también se llenó de internos; alrededor de 80 de ellos viven en la Admisión, según fuentes penitenciarias.

El director de Establecimientos Penitenciarios, Joaquín González, había confirmado que el imputado fue llevado a Tacumbú –que está cerrado para recibir nuevos internos–, por razones de seguridad, debido a la trascendencia que tomó en la opinión pública el caso que lo involucra.

El doctor López pasó la primera noche encerrado en compañía de cuatro internos y bajo cuidado de uno de ellos, a quien denominan capataz.

Al día siguiente estaban compartiendo una ronda de tereré, pero pasadas las 9.00 dejaron solo a Aldo en la celda.

Horas después, el hombre fue encontrado muerto, colgado del cuello con una manta. El médico forense Félix Colmán, que fue el primero que inspeccionó el cuerpo, reveló que en un 90% se podría decir que se trataba de un hecho de suicidio. Sin embargo, advirtió que deben realizarse todos los estudios para descartar cualquier otro móvil, ya que el hecho se registró dentro de la cárcel.

Más tarde, el doctor Pablo Lemir reforzó esa teoría cuando confirmó que no se hallaron indicios de otros golpes ni de forcejeos. También descartó que el hombre haya sido violentado sexualmente.

defensa. Familiares y amigos del sospechoso insistieron en su inocencia y apuntaron contra los medios de comunicación por el desenlace que tuvo la historia.

José Luis Geuna, que se identificó como amigo de Aldo López, realizó una extensa publicación en las redes sociales, bajo el título de "Carta a mi amigo, el feminicida", donde habló de un linchamiento social que llevó al doctor a tomar la decisión de acabar con su propia vida.

En las extensas líneas revela que López estaba enfermo, con tratamiento psiquiátrico. "Nos dijiste que eras inocente, y los que te conocían, sabían que no mentías. Te equivocaste, estabas enfermo, estaban enfermos", dice parte del mensaje.

Se cierra la causa
La fiscala Rosa Noguera, quien estaba investigando el caso de presunto feminicidio, indicó que con la muerte de Aldo López la causa queda extinta. "Muerto el imputado, se cierra la causa Mayra", dijo la agente del Ministerio Público en comunicación con NPY, agregando que no tienen en la mira a otro sospechoso del crimen. Indicó que se deben realizar varias diligencias para llegar a conocer la verdad sobre la muerte de la mujer y también de su pareja. Pero afirmó que de esto último será su colega Mercedes Cañiza la que investigue el caso.

Fuente: UH