馃嚨馃嚲 James Cameron llega a la edad de jubilaci贸n con 5 taquillazos por estrenar

Nada m谩s lejos de la intenci贸n de este f铆sico y astr贸nomo, medio cient铆fico, medio cineasta, de retirarse a la edad en la que la mayor铆a de los «mortales» est谩n deseando dejar las obligaciones laborales y dedicarse a la vida contemplativa.

Claro que no todo el mundo recibe con esa edad el presupuesto m谩s alto de la historia de la industria del cine (1.004 millones de d贸lares) para que haga cuatro pel铆culas.

Dos de ellas -las dos primeras secuelas de Avatar, a煤n sin t铆tulo confirmado-, rodadas a la par y ya en proceso de posproducci贸n, y las dos 煤ltimas, en proceso, con fecha de estreno prevista para 2025 y 2027, respectivamente.

Es cierto que ha debido cambiar un par de veces la fecha de los estrenos, pero el director defiende que no es un proyecto «normal»: «Lo que la gente tiene que entender es que es una cadencia de estrenos. No estamos haciendo Avatar 2, sino que estamos haciendo Avatar 2, 3, 4 y 5 a la vez. Es un proyecto 茅pico. Algo similar a la construcci贸n de la presa de las Tres Gargantas», a帽ade.

«Director de Avatar dice que a煤n espera filmar cuatro secuelas»

En unas declaraciones de 2018, Cameron revel贸 que completar estas pel铆culas le obligar谩 a pasar los pr贸ximos ocho a帽os volc谩ndose en ellas por completo: cuando acabe, si todo va bien, tendr谩 73 a帽os.

«No es un plazo de locura, si lo piensas -reflexionaba el creador de Abyss-. Nos llev贸 cuatro a帽os y medio hacer la pel铆cula original y ahora estamos haciendo cuatro. A esto me dedico todo el d铆a. Hemos avanzado mucho en el dise帽o de las criaturas y los sets. Es excitante. Ojal谩 lo pudiera compartir con el mundo. Pero lo desvelaremos cuando llegue el momento».

La que veremos pronto, en concreto, el 1 de noviembre pr贸ximo, es la sexta entrega de la franquicia Terminator: Dark Fate, que bajo la direcci贸n de Tim Miller (Deadpool), recupera a Linda Hamilton y a Arnold Schwarzenegger, y agrega al latino Gabriel Luna como nuevo y letal «terminator», donde el canadiense firma como guionista y productor.

El paso de Cameron por el cine solo se puede medir en magnitudes descomunales, como demuestran el r茅cord de los 2.187 millones de d贸lares recaudados con Titanic (1997), solo superados por Avatar (2009) que logr贸 2.788 millones de d贸lares y se llev贸 tres 脫scar de nueve nominaciones. Entonces dispuso de 200 millones de presupuesto.

Por ejemplo, la pel铆cula que le gan贸 ese a帽o el 脫scar a mejor producci贸n de 2010, que fue The Hurt Locker -curiosamente, dirigida por su ex mujer Kathryn Bigelow-, tuvo un presupuesto de 15 millones de d贸lares.

Bigelow es una de sus cuatro ex: actualmente casado con la actriz que apareci贸 en Titanic Suzy Amis, est谩 divorciado tambi茅n de Linda Hamilton, Gale Anne Hurd y Sharon Williams.

Nota relacionada: «Schwarzenegger y Hamilton regresan en el tr谩iler de la nueva Terminator»

Igual de significativas han sido sus inquietudes cient铆ficas. Con 17 a帽os, la familia de Cameron, nacido en Kapuskasing, Ontario (Canad谩), el 16 de agosto de 1954, se mud贸 a California, donde curs贸 F铆sica en la universidad estatal.

«Fui a la universidad porque quer铆a tratar de entender el Universo y de d贸nde viene la materia. Para m铆 val铆a tanto la cosmolog铆a como la astronom铆a, o la f铆sica. Hay gente que busca respuestas en la religi贸n, yo las he buscado siempre en la ciencia», dec铆a Cameron.

El cineasta siempre ha usado sus conocimientos para mejorar sus pel铆culas de ficci贸n, desde «Terminator» (1984), su primer 茅xito, hasta Alita: Battle Angel (2019), su 煤ltima producci贸n, pero su pasi贸n por las profundidades marinas se vieron, sobre todo, en Abyss y Titanic.

Lleva a帽os comprometido con el medioambiente y son muchos y aclamados sus trabajos como documentalista y creador de series de televisi贸n que conciencian sobre el cambio clim谩tico y la protecci贸n de los fondos marinos.

En 2011, la National Geographic Society le nombraba explorador honor铆fico. Entonces, Cameron se quej贸 de que la sociedad solo mirase hacia la ciencia «cuando avanza en campos que le interesan, como nuevas tecnolog铆as, pero sin atender a lo que no quiere o铆r, como la necesidad de cuidar la Tierra», dec铆a en entrevista con Efe.

Pon铆a de ejemplo Avatar, que narra el enfrentamiento entre humanos y los nativos del planeta Pandora, como muestra de que «los pueblos pueden volverse guerreros para proteger la naturaleza contra las incursiones del mundo desarrollado».

Y en una 煤ltima confesi贸n, este genial cineasta amante de la ciencia ficci贸n afirmaba que hac铆a pel铆culas «para poder pagar las exploraciones, no al rev茅s».

Porque «si quieres ver las criaturas m谩s asombrosas del planeta, que pueden ser la inspiraci贸n para miles de seres extraterrestres incre铆bles, todo lo que tienes que hacer es sumergirte cinco metros en un arrecife de coral».

Fuente: EFE

Fuente: UH