Prisión preventiva, hacinamiento y corrupción, principales problemas

Los problemas del sistema penitenciario, que se encuentra en emergencia, son muchos, no solamente el hacinamiento, propiciado por el abuso con la prisión preventiva, si bien es el más acuciante.

En ese sentido, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) presentó en un informe cuáles son los diez principales problemas del sistema penitenciario, luego del último acontecimiento sangriento registrado en la Penitenciaría Regional de San Pedro, donde fueron asesinados diez internos, cinco de ellos decapitados, que es el sello de los "hermanos" del Primer Comando Capital (PCC).

Para el titular del MNP, Dante Leguizamón, la actual superpoblación del sistema penitenciario propicia el crecimiento de grupos delictivos, como los que se enfrentaron el pasado domingo 16 de junio (en el Día del Padre), que fueron identificados como los del PCC por un lado y del oto, el clan Rotela.

El problema del hacinamiento ya fue identificado en el 2018, por lo que exponen como causa principal el abuso de la prisión preventiva. En este aspecto, Paraguay ocupa el primer lugar en Latinoamérica y el cuarto en el mundo entre los países que albergan a la mayor cantidad de personas privadas de libertad sin tener una condena, lo que conlleva el hacinamiento. El país registró un crecimiento exponencial de la población penitenciaria en el periodo comprendido entre los años 2000 y 2019; trepando de 3.219 internos a 15.740 personas privadas de libertad

Los otros problemas tienen que ver con las condiciones en que se encuentran los privados de libertad. El informe habla de que la infraestructura carcelaria está deteriorada y en la mayoría de los establecimientos penales no se hace la separación entre los que están condenados y procesados.

También están los problemas del acceso al agua potable y a la atención de salud; no se garantiza una atención médica las 24 horas. Otros déficit son los traslados arbitrarios de internos de una cárcel a otra, sin una orden judicial, y la muerte bajo custodia del Estado. Una investigación del MNP reveló que entre 2013 y el 2016 fallecieron 166 internos, en la mayoría por omisión a la salud y por violencia. La corrupción es otra detonante, como la falta de instalación de oficinas, que ayuden a mejorar las condiciones de reclusión. Además, los casos de tortura y malos tratos. En una encuesta, el 51% de los presos manifestaron haber sido torturados o víctimas de malos tratos de policías.

Sugerencias
El MNP recomienda al Estado elaborar políticas de prevención y de solución de los problemas citados, que son acuciantes. Se deben destinar recursos para llevar adelante la tarea de reformar el sistema penitenciario, que requerirá de la colaboración de todas las instituciones, según el MNP.

Fuente: UH