El Ejecutivo decreta movidas en sedes diplomáticas en medio de malestares

Por ejemplo, designó al ex canciller Héctor Lacognata como ministro en la Embajada de Paraguay en Bolivia; y a Juan Alberto Radice, quien supuestamente estuvo implicado en la quema del Congreso, como consejero en la Embajada en Uruguay.

Las movidas generaron malestar entre los colorados, y se reclama que el Frente Guasu tuvo algo que ver en algunos nombramientos. Recordemos que Lacognata fue canciller del gobierno de Fernando Lugo, y uno de los primeros en señalar que Juan Arrom y Anuncio Martí habrían sido secuestrados. Declaró a la prensa que el 19 de enero (2002) se enteró a través de Gladys Maubet, esposa del entonces ministro de Justicia, Silvio Ferreira, que los dos acusados del plagio de María Edith Bordón de Debernardi estaban retenidos.

Lacognata afirmó que como los activistas de Patria Libre no habían sido liberados, recurrió al entonces obispo Fernando Lugo, a quien visitó en San Pedro.

El actual ministro también fue el vocero del equipo médico que confirmó que Arrom y Martí fueron torturados. Refirió además que tenían lesiones recientes en la muñecas, "como si estuvieran esposados hasta hacía poco tiempo". Agregó que con Arrom, sus captores se ensañaron más.

El entonces obispo de San Pedro confirmó por otro lado a la prensa que Lacognata le pidió que intervenga para recuperar con vida a los dirigentes políticos. El documento en el cual se confirma el nuevo cargo de Lacognata también decreta otras 36 designaciones en diferentes embajadas y el traslado de otros nueve funcionarios. Además, se dieron por terminadas las funciones de 20 personas más, de las cuales 16 volverán al país para prestar servicios en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Fuente: UH