Argentina, al podio sin su astro

Sergio Agüero adelantó en el minuto 12 a Argentina, después de aprovechar el saque rápido de una falta de Messi, mientras que Paulo Dybala se estrenó como goleador diez minutos después. Argentina encaminó el triunfo minutos antes de que el Arena Corinthians de São Paulo se transformase en una batalla campal, con dos selecciones que se emplearon con dureza en busca del bronce.

la calma antes de… El partido empezó frío. Ninguna de las selecciones salió con ímpetu en la sangre.

La tónica de los primeros minutos fueron los balones largos y las interrupciones por faltas. Se acostumbra a decir que nadie quiere jugar este tipo de partidos (por el tercer lugar) y el dicho parecía aplicarse a la perfección, aunque rápido empezó a caldearse el ambiente. Con el marcador en contra, la Roja jugó duro, usando todo tipo de artimañas, que el árbitro paraguayo Mario Díaz de Vivar no supo leer y se le fue el partido de las manos.

Expulsó con roja directa a los dos capitanes tras un enfrentamiento entre ambos futbolistas, con cuentas pendientes de las dos últimas finales de Copa América de 2015 y 2016, que los chilenos vencieron a los argentinos en sendas tandas de penales.

En la segunda mitad, Chile se metió en el partido tras un penal sancionado por el VAR, que transformó en gol Arturo Vidal, pero ahí se quedó, a pesar de intentar hasta el final. Con todo, Argentina se sube al podio de la Copa América, un lugar merecido tras un torneo en el que fueron de menos a más. Pero Messi no se acopló, disgustado. Chile, con esta derrota, pone punto final a su generación de oro.

Fuente: UH