Actividad económica cae ya con una menor intensidad

Desde enero, el Imaep acumula una retracción de 3,1%, por encima de la reducción de 2% que el Producto Interno Bruto (PIB) registró en el primer trimestre del año y muy lejos de la proyección de crecimiento económico de 3,2% que maneja la banca matriz, para el cierre del 2019.

Nuevamente, los servicios se constituyeron en el único sector en arrojar resultados positivos. El BCP detectó desempeños desfavorables en la agricultura, la industria manufacturera, la construcción y la generación de electricidad.

En el agro, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) reportó los efectos de las condiciones climáticas adversas en la producción de soja. "No obstante, este comportamiento ha sido parcialmente contrarrestado por las variaciones positivas registradas en la producción de maíz, arroz y mandioca", destacó el ente emisor.

La industria sufrió los menores rendimientos de los rubros de bebidas y tabaco, productos metálicos, minerales no metálicos, producción de carne y productos textiles. Un mejor panorama se observó en químicos, productos de papel y otros alimentos. Las construcciones, por su parte, siguen mostrando las consecuencias del exceso de lluvias, que dificultó la concreción de obras planificadas por los sectores público y privado.

El impacto de la sequía también se sigue sintiendo en la producción de las binacionales, pues el menor caudal hídrico del Paraná repercutió en una merma en la generación de energía eléctrica. Finalmente, los servicios gubernamentales, a los hogares, hoteles y restaurantes, intermediación financiera y telecomunicaciones aportaron resultados positivos, mientras que el comercio y el transporte se mantuvieron en la senda negativa.

El Imaep que excluye a la agricultura y a las binacionales registró una variación interanual de -1,4% y acumuló una variación de -1% al mes de mayo, concluye el BCP.

El mercado espera que el segundo semestre del año se torne más favorable en cuanto al dinamismo económico, de la mano de la recuperación de la producción de soja y la reactivación de las obras públicas, principalmente.

Fuente: UH