Canciller cree que cumbre con Bolivia marca auspicioso inicio de relaciones

Los Ejecutivos de ambos países firmaron en este encuentro 15 acuerdos bilaterales, a los que se suman otros seis entre el sector privado, con un cierre de negocios entre empresarios de ambas partes por USD 18 millones.

Luis Castiglioni señaló que los documentos rubricados abordaban «todas las áreas» pero insistió en los relativos a las cuestiones logísticas y a la hidrovía Paraguay-Paraná, que se presenta como la salida de Bolivia al Atlántico.

Lea más: Mario Abdo destaca crecimiento de Paraguay y Bolivia a pesar de coyuntura

«Bolivia nos necesita mucho ahora que han decidido virar hacia el Atlántico, luego del revés en La Haya», comentó el canciller paraguayo, en alusión a la sentencia adversa en su demanda ante Chile de un acceso soberano al Pacífico.

El país andino apostó entonces por el Atlántico y Paraguay, conocedor de esa intención, espera aprovechar la ocasión y ofrecer su «industria naval, puertos, experiencia, navegantes…».

Las reuniones entre ministros también abordaron la cuestión de la seguridad en la región del Chaco paraguayo, frontera natural entre ambos países y punto por el que transita la droga de la región.

Por esta cuestión, se avanzó en trabajar en información, intercambio de inteligencia y operativos conjuntos para combatir esta amenaza, como informó el canciller.

Paraguay, por su parte, espera que este afianzamiento de los lazos con Bolivia les beneficie en su acceso a mercados a los que llegue el estado plurinacional pero a los que Paraguay aún no tiene acceso, según las declaraciones de Castiglioni este miércoles a los medios.

Esta primera cumbre coincidió con la conmemoración del 84 aniversario de la firma del acuerdo que puso fin a la Guerra del Chaco, que enfrentó a los dos países entre 1932 y 1935 por el dominio del Chaco Boreal.

Más de ocho décadas después, el encuentro entre el mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, y el boliviano, Evo Morales, con sus respectivos gabinetes, representó un paso para «cambiar la historia» de enfrentamientos que arrastran ambos países en su pasado común.

Fuente: EFE


Fuente: UH