Venezolanos se abastecen de velas y tanques de agua por los apagones

El presidente Nicolás Maduro anunció en una transmisión televisada el domingo un plan de 30 días de régimen especial de administración de cargas, una frase que en las redes sociales fue mayormente interpretada como un racionamiento del servicio de energía. Maduro no ofreció detalles sobre cómo funcionaría el plan y la semana pasada mencionó por primera vez la gestión de carga de energía para el país.

"Me he visto en la necesidad de comprar 3 pipotes (tanques) de agua adicionales", dijo Mauricio Fuenmayor, comerciante de 59 años. Contó que durante el segundo corte de luz del 25 marzo, que afectó por 3 días a gran parte del territorio, los envases pequeños que tenía en su casa resultaron insuficientes para afrontar la crisis. "Con esos tanques tengo agua como para 15 días, si las uso para alimentos e higiene personal", agregó Fuenmayor, quien dijo que por la falla se le dañó su cocina y mientras, intenta arreglarla, ahora depende de amigos para preparar la comida.

Tras padecer 2 megaapagones en marzo, que afectaron el bombeo de agua y la telefonía, a los venezolanos les inquieta que las suspensiones del servicio eléctrico sean una nueva normalidad y se arman con tanques, velas, baterías y linternas. "Me quedan 3 velas y estamos comprando más, porque hay contingencia", dijo Mariana Barreto, una ama de casa de 29 años que estaba en un supermercado de Caracas.

Las autoridades atribuyen las fallas a un sabotaje de la oposición política, pero especialistas advierten que la crisis del sector, que tiene una década, obedece a la falta de inversión y mantenimiento en la infraestructura. En los últimos días "se vendieron más baterías portátiles para celulares, linternas y cargadores para vehículos", dijo Jesús García, encargado de una tienda de electrodomésticos en Caracas. "Las ventas aumentan por el temor de que falte la luz". En los negocios los tanques se comercian con rapidez.


Fuente: UH