Saturnino Arrúa 70 Auténtica leyenda

Entre el cántaro y la miel surgió un 7 de abril de 1949 una leyenda que marcaría a fuego la historia del fútbol paraguayo y en especial de Cerro Porteño.

Las generaciones que vieron jugar a Saturnino Arrúa cuentan con ojos brillosos el extraordinario juego que desplegaba aquel que hoy en día es considerado el máximo ídolo del Ciclón de barrio Obrero.

El nombre de Saturnino trascendió fronteras y en la madre patria brilló junto a otras leyendas del fútbol paraguayo como el legendario Carlos Lobo Diarte y Felipe Ocampos, en aquel tridente conocido como Los Zaraguayos, que hizo vibrar en más de una jornada a los españoles en la mítica Romareda del Zaragoza.

A sus 70 años, el Nino tiene palabras de agradecimiento por todo el cariño que hasta hoy le siguen brindando los hinchas. Recordó su llegada a barrio Obrero a los 14 años, donde de a poco comenzó a forjar su leyenda.

siempre agradecido. "No puedo tener una sola queja de Cerro Porteño, todo lo que soy le debo y agradezco a Cerro Porteño. Imagínese que ese cariño me da la afición, ni con el oro del mundo no se puede comprar. Eso me da fuerzas para seguir luchando y vivir por muchos años más", mencionó muy emocionado el Nino, cuando en la Nueva Olla fue homenajeado por llegar a los 70 años de vida.

"A los 14 años cuando llegué de Itá, Cerro me dio todo, cama, comida, profesores que me enseñaron mucho y es por eso que estoy muy agradecido con Cerro", agregó.

muchos como él. Una de las características de este enorme ídolo es que siempre mantiene la humildad, hasta en sus declaraciones. Cuando se le consultó si en el futuro habrá un jugador tan trascendental como él, respondió: "En 50 años, la gente dice que no salió otro como el Nino Arrúa, pero pienso que hay muchos yo".

Respecto a aquel equipo del 70, donde lució junto a otros grandes como Adalberto Escobar, Pedro Alcides Bareiro, Carlos Jara Saguier, y otro más, el Nino tuvo grandes recuerdos. "Cuando jugábamos, nadie sabía quién era el mejor. Recuerdo cuando no pude jugar el partido con Botafogo, ingresó Escobar y tuvo una calificación 10".

El Nino resistió al olvido con el paso del tiempo, en un país donde los ídolos se guardan en el baúl de los recuerdos. Es inobjetable que su figura estará por siempre entre los más grandes del fútbol paraguayo.

145 partidos disputó Saturnino Arrúa en el fútbol paraguayo entre 1967 al 1972 y 1979, donde marcó 55 goles. Fue goleador en 1970 (19 goles) y 1972 (17 goles).

3 campeonatos logró el Nino Arrúa con el Ciclón en el fútbol paraguayo, consagrándose en los años 1970,1972 y 1973. Además disputó 28 juegos por Copa Libertadores con Cerro, donde marcó 28 goles.

2 subcampeonatos obtuvo Saturnino Arrúa jugando en el Zaragoza de España (Liga española temporada 1974-1975 y la Copa del Rey 1975-1976). Convirtió 79 goles.

Siempre en la memoria: Los Zaraguayos
El Zaragoza tuvo sus buenos en los 70, cuando tres paraguayos brillaron en el club. Saturnino Arrúa, Carlos Lobo Diarte y Felipe Santiago Ocampos, integraban Los Zaraguayos, donde a pesar que no pudieron conseguir un título, quedó por siempre por el estilo de juego que desplegaban en el campo de juego.
Uno de los partidos memorables del Nino fue en la goleada que le propinó al Real Madrid, 6-1, el 30 de abril de 1975, donde el Nino marcó el cuarto. En la temporada 1973-1974 fue considerado el mejor delantero de la liga española.


Fuente: UH