Payo reparte agresiones y degrada aún más la imagen del Congreso

Este legislador, como lo viene haciendo cada semana, fue nuevamente el centro de la polémica al repartir insultos, chorros de agua y hasta agredir con vasos y botellas de agua a los oficiales de policía que estaban compareciendo en el recinto en busca de sus respectivos ascensos, y a sus colegas integrantes de la Comisión de Asuntos Constitucionales, que es la instancia que debe dictaminar por el ascenso de los oficiales.

La reunión comenzó con la comparecencia turno a turno de los oficiales, quienes fueron para responder a los cuestionamientos que se les viene haciendo desde hace varios días y por lo que hasta ahora se les impide el ascenso.

Cubas tomó la palabra y realizó su descargo contra el comisario principal Aurelio Marín, jefe de la Dirección contra Hechos Punibles, Económicos y Financieros de la Policía, a quien el legislador tildó de zacarista, bandido, entre otros gruesos epítetos.

"Nosotros los de Ciudad del Este, los no zacaristas, sabemos del perfil y su actuar de sujeción del comisario Marín al zacarismo", le embretó Cubas y le responsabilizó de una represión a manifestantes de Ciudad del Este en contra del clan Zacarías, en la que salió herida Yolanda Paredes, esposa del legislador. Además de esto tildó al comisario de narcotraficante y de estar involucrado en una "megacoima" de USD 1 millón.

Marín tomó luego la palabra para defenderse y empezó agradeciendo a Dios el haber sido convocado para aclarar las cuestiones que se le imputan. El agradecimiento a Dios fue el detonante del bochorno que a partir de ahí protagonizaría Cubas con el comisario, con el senador Fernando Lugo y con el guardia de este último. "Dios no tiene nada que ver aquí", le reprochó Cubas y le vociferó a Marín tildándole de nuevo de zacarista y corrupto. Ínterin, procedió a derramarle agua de una botella que tenía en la mano. El chorro alcanzó al comandante de la Policía, Walter Vázquez y al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, quienes a un lado observaban atónitos la escena. Nadie se atrevió a sujetar a un Cubas más descontrolado que de costumbre, pese al pedido a gritos de la senadora Lilian Samaniego, quien en ese momento presidía la Comisión.

En eso el asistente de Lugo, José Duarte, quiso sujetar a Cubas, quien en tono amenazante le dijo al funcionario que él no podía tocar a un senador y pidió su expulsión del lugar, sin antes empujarlo y luego propinarle un golpe.

"Este es tu asistente que protege a estos corruptos", dijo Cubas dirigiéndose a Lugo, quien reaccionó también derramando un vaso de agua a su colega y le respondió con otro insulto calificándolo de tarado, lo cual enervó más aún el caldeado ambiente y el ánimo de Cubas, quien volvió a tirar botella de agua y vaso a su colega del Frente Guasu. Por poco se agarran a los golpes, si no fuera porque de nuevo el guardia de Lugo intervino.

Lejos de calmarse, Cubas volvió a tirar un vaso a Lugo, alcanzándole a la altura del bajo vientre y allí de nuevo empezaron las ofensas. "Presidente inútil y putero", gritó Payo a lo que Lugo le contestó "patotero".

En ese momento ya caían vasos y el desorden era tal que se levantó la sesión sin que se dictamine la cuestión para la cual se reunía la comisión con las autoridades policiales.

Los policías y el ministro lamentaron lo sucedido y se vieron obligados a retirarse del recinto legislativo.

El senador Víctor Ríos ratificó que su bancada se opondrá a conceder los ascensos a los comisarios Amado Cantero y Zacarías Centurión, por su participación en los sucesos del 31M y el ataque al PLRA el 1A. Se mencionó también cuestionamientos sobre los comisarios Roberto Vega y Marcial López Palma.

Usted (al guardia de Lugo) no le puede tocar a un senador, carajo… (empujones). Usted no le puede tocar a un senador, inútil (golpe).

Les voy a quemar a todos acá adentro y van a fritarse, cagones. El pueblo es el

que va a mandar esta vez. Paraguayo Cubas, senador de la nación.


Fuente: UH