Paraguay sigue entre los últimos en infraestructura, reporta el BID

Pese a que la deuda pública se ha duplicado en los últimos años y el Gobierno ha recurrido a los bonos soberanos (muy cuestionados por algunos técnicos) para obtener financiamiento, el banco internacional posiciona a Paraguay entre los últimos países del mundo en infraestructura. En su reporte denominado Notas de infraestructura de país: Cono Sur, el BID apuntó que la provisión y calidad de infraestructura de transporte y logística; energía, agua y saneamiento, así como de conectividad y telecomunicaciones presentan deficiencias en nuestro país.

"Estas deficiencias están relacionadas tanto con brechas de inversión como con debilidades institucionales que restringen la canalización efectiva de los recursos públicos. Por un lado, las necesidades de inversión en infraestructura física superan el 70% del PIB de 2017, con un nivel de inversión pública en infraestructura que representa aproximadamente un 4,0% del PIB. Por otro lado, las dependencias públicas a cargo de la ejecución de los proyectos de infraestructura presentan retos institucionales y de gobernanza que resultan en bajos niveles de eficiencia del gasto público sectorial", destacó la institución.

En el apartado de transporte y logística, el informe precisa que el Estado paraguayo se encuentra en las últimas posiciones a nivel global en términos de la calidad de carreteras, puertos y aeropuertos. De acuerdo con datos del Foro Económico Mundial (FEM), el país se ubica en el puesto 136 de 138 en cuanto a la calidad de las carreteras, y en el puesto 132 de 138 en términos de la calidad de la infraestructura de los aeropuertos. Añadió que la cobertura de la red vial es baja, con una densidad siete veces inferior al promedio de América Latina y el Caribe.

En energía existen deficiencias en la transmisión y distribución de electricidad, las cuales se traducen en interrupciones largas y frecuentes del servicio eléctrico, remarcó. Existen debilidades de planificación y coordinación debido a la existencia de múltiples actores institucionales que operan en el sector y que carecen de una visión estratégica compartida de mediano plazo, acotó el BID. A estos desafíos se suma el deterioro financiero de la ANDE, por desfase de tarifas eléctricas y pérdidas de generación.

AGUA Y CONECTIVIDAD. El reporte destacó que Paraguay exhibe baja calidad y cobertura desigual de la provisión de agua y saneamiento. Un 52,6% de los hogares cuentan con acceso a fuentes mejoradas de agua potable (71,7% en ALC), mientras que solo el 10% disponen de acceso a saneamiento mejorado (52,2% en ALC). Hay poca capacidad de planificación y coordinación del órgano rector sectorial, remarcó.

En lo que hace a conectividad y telecomunicaciones, el acceso a banda ancha por habitante es baja, dado que el promedio es de 21Kbps por usuario, cifra inferior al promedio de países del Cono Sur (80 Kbps) y de América Latina (72Kbps). La cobertura aún es reducida (2,9% de la población contra 10,2% de Latinoamérica), lo que se traduce en una escasa utilización de internet para actividades productivas. Se observan obsolescencia del marco regulatorio y limitada coordinación entre los entes reguladores, de acuerdo con el BID.

Banco sugiere fortalecer las instituciones
El BID recomienda a Paraguay el fortalecimiento de sus instituciones y mejorar la calidad del gasto. En transporte y logística sugiere priorizar inversiones que optimicen el tránsito de productos y servicios, tales como la construcción del corredor vial bioceánico, la mejora y construcción de puentes internacionales. En energía considera que se debe tener una visión estratégica de largo plazo, atender las deficiencias en la transmisión y distribución fomentando la ejecución de las inversiones programadas. Se debe solventar la situación financiera de ANDE, refirió. Para agua y saneamiento aconseja invertir en alcantarillado y tratamiento de aguas residuales, principalmente en las áreas con mayor aglomeración urbana.


Fuente: UH