“Paraguay dejó de recibir USD 75.400 millones por energía cedida de Itaipú”

–¿Cómo se elaboró el reporte?

–El objetivo del estudio siempre fue calcular cuánto era el valor de la energía que el Paraguay cedió al Brasil, cuál hubiera sido un precio justo de mercado. Trabajé sobre la fórmula de Jeffrey Sachs, hablé mucho con su equipo y en algunas cosas les faltó apretar un poco más el rigor. Ellos tienen una estimación para el costo de la transmisión de la energía eléctrica, yo fui y agarré el dato de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) del Brasil. Me pasaron toda la lista de las hidroeléctricas brasileñas hasta Itaipú. Sachs estimó, pero yo para cada año agarré el costo de transmisión oficial. Otra diferencia es que Sachs también estimó el costo financiero. Pero Sachs nos abrió las puertas para este debate, nos hizo a todos un gran favor, a mí me ayudó para tomar la posta.

–¿Cómo se compone su fórmula?

–En la fórmula uno tiene que agarrar la energía del Paraguay cedida al Brasil multiplicada por cinco precios del mercado eléctrico brasileño (mayorista, industrial, petróleo, hidroeléctrica y residencial) y sacamos el promedio. Menos los costos de mantenimiento y administración de Itaipú; financieros (amortizaciones e intereses); menos transmisión de energía eléctrica en Brasil; y menos la compensación por energía cedida. Todo calculé con los datos oficiales de Itaipú, yo no hice estimación con ningún costo, para ser muy riguroso en las fuentes y en la fórmula. Armamos una canasta de precios. Quería entender cuánto hubiera percibido Paraguay si los precios de la cesión al Brasil correspondían con su mercado.

–¿Qué resultados obtuvo?

–Paraguay recibió USD 5.500 millones de 1985 al 2018, en valores actualizados al 2016. En precio mayorista hubiera sacado USD 48.300 millones; en industrial, USD 69.000 millones; en valor de petróleo, USD 70.900 millones; en hidroeléctrica, USD 78.300 millones, y en residencial, USD 138.100 millones. Hice un promedio de estos cinco valores y le resté el ingreso que Paraguay sí recibió para sacar lo que no percibió. Entonces el promedio arroja que el Estado paraguayo dejó de percibir USD 75.400 millones.

–Sin embargo, los brasileños aseguran que Paraguay ya recibió mucho dinero de Itaipú.

–Está bien, ganamos algo. Recibimos USD 5.500 millones por la cesión y USD 9.500 millones por los royalties, que son un poco más. Sumados los dos nos dan USD 15.000 millones, pero lo no percibido es USD 75.400 millones. Acá perdimos 5 a 1, con este cálculo. Además, quise saber cuál fue el costo de oportunidades, qué es lo que Paraguay dejó de hacer por no contar con el ingreso adicional. Calculé el producto interno bruto (PIB) real desde 1985, que fue de USD 779.500 millones. Cuando vos inyectás capital así, sobre todo desde el sector público, vos dinamizás la economía. Se le paga más a la maestra, ella va a agrandar su casa, gastará en electrodomésticos, etc. Los economistas calculan eso como un efecto multiplicador. Yo me fui por lo conservador, leí los informes del Fondo Monetario Internacional (FMI), del equipo de Sachs y le di un 0,5 puntos de dinamización.

–¿Qué números arrojó ese efecto multiplicador?

–El PIB potencial que Paraguay pudo haber obtenido es de USD 926.700 millones, una diferencia de USD 147.200 millones. Solo lo que dejó de ingresar Paraguay por no vender su energía al precio de mercado (USD 75.400 millones) significa prácticamente el PIB del 2017 y 2018. El PIB perdido entonces correspondería a cuatro años de la economía nacional y si llevás ese número al inicio de Itaipú, desde 1985 hasta 1994, ese PIB representaría a toda una década. Es una fortuna lo que dejó de percibir la economía paraguaya.

–Hubiera ayudado a las obras públicas.

–El gasto público pudo haber crecido en un 85%. De 1985 a 2018 el gasto público real fue de USD 88.300 millones y el potencial pudo ser USD 163.600 millones. Usando datos del Banco Mundial (BM), concluimos que Paraguay pudo haber duplicado el gasto en salud y educación, y le sobrarían USD 33.400 millones para infraestructura.

–¿Cómo se repartieron la riqueza Brasil y Paraguay?

–El valor total de la energía comprende la energía entregada a cada país, los royalties y la cesión de Paraguay. Toda esa suma alcanza USD 209.600 millones en 33 años, utilizando un valor monetario promedio de USD 73.517 por gigavatio hora (GWh) por la electricidad. Es interesante ver cómo se distribuyó. Brasil recibió USD 95.300 millones por la energía retirada y que vendió en su mercado, más USD 75.400 millones por la energía cedida de Paraguay, que también vendió; y USD 9.500 millones por los royalties. Arroja USD 180.200 millones. Por su parte, Paraguay recibió en total USD 29.400 millones. Acá perdimos 7 a 1. Brasil llevó el 86% de toda la riqueza y Paraguay el 14%.

–¿Pondrá a disposición del Gobierno este estudio?

–Esta es una contribución de la sociedad civil. Es importante que tenga espacios para que contribuya con su saber, que haya espíritu de diálogo. Con mucho gusto espero reunirme con gente del Poder Ejecutivo. Creo que debe haber apertura e interés, porque estos números impactan.


Fuente: UH