MIC dice que se tendrá en cuenta a todos en el acuerdo automotor

Esta posición surge como respuesta a la consulta sobre cómo estarían encarando el citado acuerdo, a partir de que Brasil pone como condición a Paraguay que suspenda la importación de vehículos usados de Chile, para mantener el arancel cero a las industrias de autopartes de nuestro país.

Cramer dijo que los gobiernos de Paraguay y Brasil acordaron recientemente reinstalar la mesa de negociación sobre un acuerdo automotor, en la cual se verán todos los aspectos que hacen al mismo, incluido el tema de la importación de autos usados, "con el objetivo de lograr un acuerdo que permita la complementariedad equilibrada de nuestras economías".

"Cabe destacar que Paraguay tiene vigente una ley sobre autos usados. Por otra parte, el país se está destacando en la régimen como proveedor de autopartes, con producción que llega ya no solo a Brasil, sino también a Argentina y Estados Unidos", agregó.

La ministra de Industria y Comercio subrayó que el Equipo Económico Nacional (EEN), integrado por el Ministerio de Hacienda, la Cancillería, el MIC, el Banco Central, entre otros, se encuentra realizando el análisis integral que hace al tema automotor en el Paraguay, "a fin de establecer una sola política sectorial con la debida consideración hacia todos los sectores involucrados".

Remarcó que esperan tener algunos avances en este primer semestre por parte de la mesa negociadora del acuerdo automotor.

Los antecedentes señalan que ya durante el gobierno de Horacio Cartes, Brasil ya bajó la exigencia para que Paraguay deje de importar vehículos usados, como condición central para negociar el acuerdo automotor.

El actual gobierno, con Mario Abdo Benítez al frente, estaría buscando ofrecer otra alternativa, teniendo en cuenta que ahora tiene en sus planes cobrar impuesto selectivo al consumo a los autos usados.

RECHAZO. Por su parte, la Cámara de Importadores de Vehículos y Maquinarias Usadas del Paraguay (Civemup) ya salió al paso de la citada exigencia brasileña y adelantó su rechazo categórico y no lo van a permitir.

"De ninguna manera vamos a permitir algo que realmente no nos puede regir, porque primero está el cumplimiento de la Constitución. Las autoridades nacionales tienen que hacer respetar nuestras leyes y nuestra soberanía", sentenció Rolando Álvarez, titular del citado gremio.

Aclaró que el sector no está ajeno a que los brasileños vengan a instalarse con sus fábricas y vender en el Paraguay, en condiciones de libre mercado y comercio, pero que no van a dejar que se imponga la pretensión y los intereses de otro país en el nuestro.

Álvarez enfatizó que actualmente hay unas 3.200 importadoras con sus familias que dependen de la adquisición y venta de vehículos usados y si pretenden anularla, deben ofrecer necesariamente una alternativa legal en contrapartida. Recordó que este sector mueve la economía del país porque trabaja con financieras, bancos y da trabajo a profesionales contadores, escribanos, mecánicos, electricistas, herreros, chapistas y pintores de automóviles.


Fuente: UH